Viernes 3 de diciembre de 2021

En Loreto, el obispo llamó a evangelizar con actitud de Iglesia samaritana

  • 23 de noviembre, 2021
  • Posadas (Misiones) (AICA)
Miles de fieles peregrinaron a pie, en bicicleta, automóviles y micros al santuario diocesano, donde Mons. Juan Martínez presidió la misa e hizo memoria de los Santos Mártires Rioplatenses.
Doná a AICA.org

Miles de fieles se reunieron este fin de semana en el santuario de Nuestra Señora de Loreto, tras participar unidos en la esperanza, y de distintos modos, de la XX Peregrinación hacia este centro de evangelización de la diócesis de Posadas.

Cientos de ciclistas, cerca de tres mil caminantes y más de 5.000 personas en automóviles y colectivos, dieron marco a esta gran fiesta diocesana y dieron testimonio de fe fundada en Cristo y presente en el testimonio de vida de los Santos Mártires Rioplatenses. 

La peregrinación a pie tuvo su inicio a las 18.30 del sábado 20 de noviembre, cuando el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, dio la bendición de envío desde el Centro de Espiritualidad Nuestra Señora de Fátima. Siguiendo la bendición por Radio Tupambaé y San Agustín Digital, peregrinos de Jardín América y Leandro N. Alem se sumaron a la caminata. 

Los peregrinos fueron acompañados desde los estudios de Radio Tupambaé, donde locutores y miembros de diversas pastorales se acercaron para charlar, rezar, cantar y animar a los caminantes. 

A ellos también se sumó el gobernador de la provincia de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, quien como “un peregrino más” caminó los más de 70 kilómetros desde la capital provincial hasta el santuario diocesano. “Uno no puede describirlo con palabras, es cuestión de sentirlo y de mucha fe”, expresó el mandatario provincial, y puntualizó que rezó por “la salud, el bienestar y por las familias de nuestro pueblo para que Misiones sea una provincia próspera”.

A las 4.30 se inició la peregrinación en bicicletas, donde cientos de ciclistas se dirigieron al santuario de la Madre y arribaron cerca de las 8.30. 

A las 9 comenzó la misa central presidida por monseñor Martínez y concelebrada por sacerdotes de la diócesis. La celebración empezó con las voces de niños mbya guaraní de la aldea Santa María que dieron la bienvenida a los peregrinos invocando a Tupá para que les dé fortaleza. 

En su homilía, el obispo posadeño afirmó: “Debemos tener siempre presentes nuestra historia. Celebramos a Nuestra Señora de Loreto, pero también a los Santos Mártires que dieron su vida por el Evangelio. Ellos deben ser nuestro ejemplo a seguir porque amaron y fueron cristianos activos y comprometidos con la Evangelización. Por eso estamos de rojo, por el color del martirio de San Roque González, San Alfonso Rodríguez y San Juan del Castillo; ellos estuvieron en nuestras tierras, nos amaron y dieron su vida, ellos forman parte de nuestra vida, de nuestra historia.”

“Si queremos plantearnos la evangelización tenemos que tener la actitud de ser una Iglesia samaritana. Plantearnos un cristianismo que salga, que ame, que sea misericordioso, que abracemos a los heridos, a los que sufren, a los que necesitan. Ese debe ser el signo más fuerte de la evangelización, seremos creíbles cuando amemos, cuando nos hagamos fuertes en la caridad, porque ahí podremos mostrar nuestra carta de crédito, somos creíbles porque amamos”.

Luego, la misa siguió de manera acostumbrada. La Oración de los Fieles fue leída por una religiosa, una docente y una médica, también por una familia, el Jefe de la Policía de la Provincia y el gobernador. 

Al finalizar la Eucaristía, monseñor Martínez rezó la bendición apostólica concediendo indulgencia plenaria.+