Lunes 27 de junio de 2022

En el tedeum, el arzobispo de Rosario llamó a "cuidar" al pueblo argentino

  • 26 de mayo, 2022
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
Mons. Martín lamentó que la dirigencia esté enfrascada en "luchas por el poder" y no busque cómo salir de este estancamiento y deterioro, mediante acuerdos políticos y sociales sobre puntos básicos.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, presidió el tedeum por el 25 de Mayo en la catedral local, donde fundamentó su reflexión acerca de la realidad del país sobre la base de la canción popular que dice: “El que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide”. 

“A veces solemos pensar que los bienes que poseemos están asegurados, ‘per se’, y no nos damos cuenta de que conservar y acrecentar los bienes es una tarea cotidiana”, recordó y puntualizó: “Hoy, aquí, me refiero a nuestro amor a la Patria, de nuestro amor al pueblo, de nuestro amor al sistema de gobierno que nos hemos dado, cual es el sistema democrático”.

“Amor al pueblo. ¿Estamos cuidando a nuestro pueblo? No necesitamos un gran análisis para descubrir el estado de postración y decadencia de la argentina; con más del 40% de pobres, con la inflación creciendo cada día y devorando el poder adquisitivo de los más débiles, con la inseguridad que va in crescendo, con la violencia del narcotráfico que tantas muertes ocasiona, de personas, y en particular de niños, como hemos padecido en nuestra ciudad, sin que Rosario los llore”, advirtió.

El arzobispo rosarino lamentó: “Pareciera que estamos más enfrascados en las luchas por el poder en vez de abocarnos a salir de este estancamiento y deterioro, mediante los acuerdos políticos y sociales sobre puntos básicos de un camino común. Entre la gente predomina el cansancio y el desencanto sobre la política y el modo de llevarla adelante”.

“¡El que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide!”, pidió citando la canción popular, y detalló que esa falta se nota en “el descuido del contenido de justicia, equidad y horizonte de esperanza, especialmente para los más pobres; lo mismo que el maltrato a las instituciones de la República va generando en la sociedad ese desencanto y hartazgo. Esto puede llevar a generar ilusiones de soluciones mágicas o mesiánicas.” 

“Por eso: ¡El que tenga un amor, que lo cuide, que lo cuide!”, enfatizó repitiendo la misma frase de la canción popular.

Por último, monseñor Martín confió en que se puede volver a poner el fundamento último de una gran Nación, en Aquel que es Padre, y nos hace hermanos entre nosotros, fuente de toda razón y justicia, fuente de verdadera esperanza, esperanza contra toda esperanza; esperanza que no defrauda”.

“Ponemos en las manos de nuestra Madre del Rosario la vida de nuestra querida patria con la certeza que podemos salir adelante hacia un futuro mejor”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía