Viernes 3 de febrero de 2023

En el día de Todos los Santos, Suipacha rezó por la glorificación de la Madre Leonor

  • 2 de noviembre, 2017
  • Suipacha (Buenos Aires)
En el marco de la solemnidad de Todos los Santos, y de la Jornada de Oración por la Santificación del Pueblo Argentino, la comunidad de Suipacha, de la arquidiócesis de Mercedes-Luján, llevó a cabo actividades para promover la santidad de la venerable Madre Leonor L. de Maturana, religiosa de las hermanas Carmelitas de la Caridad, quien fundó en la localidad el colegio Nuestra Señora del Carmen.
Doná a AICA.org
En el marco de la solemnidad de Todos los Santos y de la Jornada de Oración por la Santificación del Pueblo Argentino y la Glorificación de los Siervos de Dios, este 1º de noviembre los miembros de la comunidad parroquial de Nuestra Señora del Rosario recorrieron los hogares y negocios de Suipacha caracterizados como los santos, dejando en cada lugar una estampa de la venerable Madre Leonor Maturana.

La actividad se enmarcó en una iniciativa que desde hace tiempo el pueblo lleva a cabo en agradecimiento por el legado recibido de la Madre Leonor en su paso por la localidad de Suipacha. Durante la jornada, se mostraron a la comunidad los videos producidos por la Conferencia Episcopal Argentina, y se expuso la importancia de rezar, especialmente por el proceso de canonización de la religiosa.

Una de las actividades más importantes que promueven desde la comunidad es la realización de un circuito religioso con los principales lugares de la ciudad donde la Madre Leonor ha tenido activa participación, entre los que se destaca el Colegio Nuestra Señora del Carmen, que con 105 años continúa formando niños y jóvenes con base en el Evangelio.

El 28 de cada mes, en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, donde descansan sus restos, se celebra una misa por su glorificación. Allí se encuentra además un cuadro con su imagen donde los devotos se acercan a rezar y dejan sus pedidos.

"Quisiera hacerme pedazos para que el mundo entero siguiera a Jesucristo"
En esta frase está resumida toda la espiritualidad de la Madre Leonor L. de Maturana.

Nació junto a su hermana gemela Pilar en Bilbao (Vizcaya, España) el 25 de julio de 1884, en una familia de sólidas creencias religiosas. En 1903, ingresó en el Instituto de Hermanas Carmelitas de la Caridad, en España.

En 1913, al conocer la iniciativa de la congregación de abrir nuevas fundaciones en América Latina, se ofreció como voluntaria, llegando a la ciudad de Suipacha, provincia de Buenos Aires, el 23 de abril de dicho año. Allí vivió los últimos 18 años de su vida, consagrada a la propagación de la fe, la educación de las niñas, ayuda a las misiones y el desarrollo de la cultura. Junto con sus hermanas de congregación fundaron, en mayo de 1913, el primer colegio para niñas, bajo la protección de Nuestra Señora del Carmen, recibiendo a las cinco primeras alumnas. Los comienzos fueron duros, comenzando con sólo siete sillas, viviendo de la generosidad del pueblo y de una ilimitada confianza en la Divina Providencia.

El 28 de enero de 1931, Leonor falleció en el Colegio Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en Capital Federal, momentos después de haber recibido la Eucaristía.

Fue tanto el bien que Madre Leonor hizo por Suipacha, que una vez enterrada en Buenos Aires, el pueblo por voluntad unánime la reclamó como algo suyo que le pertenecía, para tenerla y venerarla en el lugar más céntrico y sagrado, el atrio del templo parroquial. Fue así que el 28 de febrero de 1931 sus restos fueron trasladados a Suipacha, formándose una gran procesión desde la estación de ferrocarril hasta el templo parroquial a la cual asistió todo el pueblo que la esperaba, además de las autoridades del momento, civiles y eclesiásticas.

Su manera de vivir el Evangelio, según el registro de cartas escritas con su hermana desde la llegada a la Argentina hasta su muerte, se basó en su apostolado misionero (devota de Santa Teresita de Lisieux), su cristocentrismo radiante, vida intensa de oración, sacrificios y penitencias, y profundo amor a los pobres. A San José encomendaba todas sus obras.

La comunidad de Suipacha agradece la llegada de las Hermanas Carmelitas de la Caridad, en especial de la Madre Leonor. Su persona significó un "quiebre" para la historia del pueblo desde el punto de vista religioso, en primer lugar, pero también cultural, educativo, y un foco muy importante para la concientización de la importancia de las misiones.

En la actualidad la Congregación de Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna (CCV) junto con un grupo de laicos devotos trabajan para propagar su obra. Se han generado en los últimos años varias actividades que demuestran la entrega de esta hermana para la salvación de las almas y el agradecimiento del pueblo hacia ella.

En el último año, el Concejo Deliberante de Suipacha aprobó un proyecto en el que se destaca a la Madre Leonor por su trascendencia para la vida del pueblo. Y se plantean distintos puntos a realizar, para que todo aquel que llegue a esa localidad sepa el gran tesoro que se encuentra en el atrio del templo parroquial, como así también en el corazón de cada habitante.

Se realizaron además nuevas estampas que son enviadas a quienes soliciten en cualquier parte del mundo por medio de la página de facebook.

A fines de 2015 se dio a conocer el primer documental de la vida y obra de la Madre Leonor, que contribuye a acercar a los fieles al ejemplo de aquellos que dejaron todo por seguir a Cristo y el rédito de la respuesta a dicho llamado.

La causa de canonización fue iniciada en 1953. En diciembre de 1993, el papa San Juan Pablo II la declaró venerable, por vivir las virtudes del Evangelio en grado heroico.

[img]http://www.aica.org/subidas/3052.jpg[/img]

Oración para pedir una gracia por intercesión de la Madre Leonor L. de Maturana

Señor Jesucristo, tú que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, glorifica a tu sierva Leonor Maturana que supo gastar su vida en el sublime ideal de la salvación de las almas y por su intercesión danos a nosotros, Su tensión espiritual Su fervor Misionero Su celo apostólico Su generosidad sin límites Y la gracia que especialmente te pedimos... (Pedido de gracia) Para que con nuestra vida te demos la mayor gloria.

Por gracias recibidas por su intercesión comunicarse a: Casa Leonor L. de Maturana, San Juan 418, Suipacha (B). Teléfono: (02324) 480835, correo electrónico: mariadelcarmenccv@yahoo.com.ar/lico745@yahoo.com.ar. Para conocer más sobre ella buscar en Facebook como: Venerable Madre Leonor L. de Maturana.+