Jueves 1 de diciembre de 2022

El Pbro. Javier Soteras, nuevo párroco de la catedral de Córdoba

  • 5 de octubre, 2022
  • Córdoba (AICA)
El sacerdote hizo su profesión de fe y el juramento de fidelidad para la nueva misión pastoral. El arzobispo Ángel Rossi lo animó a ser un cura cercano de una casa samaritana y de puertas abiertas.
Doná a AICA.org

El presbítero Javier Luis Soteras asumió el sábado 1° de octubre como nuevo párroco de la catedral Nuestra Señora de la Asunción, durante una celebración eucarística presidida por el arzobispo de Córdoba, monseñor Ángel Sixto Rossi SJ.

El sacerdote de 56 años, actual director de Radio María Argentina, sucede en el cargo al presbítero Eduardo Fabián Córdoba, quien fue trasladado a la parroquia San Antonio de Padua, de Valle Hermoso, para poder estar más cerca de su familia y poder cuidar a su padre frágil de salud.

Monseñor Rossi agradeció el servicio del padre Córdoba en estos años al frente de la catedral y le dio la bienvenida al padre Soteras, recordando el significado de esta “casa” parroquial.

“El estilo parroquial, la catedral, debería revelar, y este el desafío, revelar el Dios en el que creemos. Esta casa revela el Dios cercano a su pueblo, el Dios cercano a los pobres, a los sufrientes. El Dios en salida, el Dios fraterno. Las casas valen por los que las habitan, además de la hermosura esta casa; pero la belleza de una casa la dan los corazones que la habitan”, aseguró.

“Nuestra catedral, nuestras parroquias, tienen que ser, deberían ser –y gracias a Dios lo son- comunidades de vida, espacios de una vida nueva, una vida que surge y que se alimenta de la vida de Jesús vivo entre nosotros”, subrayó, y sostuvo: “En una cultura de la muerte, la gente busca vida, busca espacios de vida y eso es la catedral; la parroquia, la catedral, está llamada a ser un espacio de vida en salida”.

Monseñor Rossi señaló que para que el que llega, la catedral debe ser una catedral “samaritana, que se deja conmover en las entrañas, que acoge a los caídos, que cura a los heridos; dando calor a sus corazones, mostrando ternura y compasión como el samaritano de la parábola” y aseveró: “Nada urge tanto como esto en este tiempo”.

“Proximidad, cercanía, hacernos cercanos a la carne del hermano sufriente. Cuánto bien hace el ejemplo de un sacerdote, de Eduardo, de Javier ahora, que no le huyen a las heridas de sus hermanos”, valoró.

“Acompañemos con un agradecimiento grande y pidiendo humildemente que el Señor no los deje de acompañar en su camino. Que la Virgen que es Madre, que entendió como nadie lo que es cuidar una casa, que entendió como nadie lo que es ir en busca de quienes lo necesiten, les conceda esta gracia”, concluyó.

Al finalizar la homilía de monseñor Rossi, el padre Soteras hizo ante la comunidad su profesión de fe y el juramento de fidelidad.+