Viernes 2 de diciembre de 2022

El patriarca caldeo condenó el ingreso selectivo de migrantes anunciado por Trump

  • 30 de enero, 2017
  • Bagdad (Irak) (AICA)
La opción comentada por el presidente estadounidense Donald Trump de mantener una "vía preferencial" abierta para que los refugiados cristianos puedan entrar en los Estados Unidos, mientras se cierran las puertas a los ciudadanos no cristianos de siete países de mayoría musulmana, es "una trampa para los cristianos de Medio Oriente", subrayó el patriarca caldeo Louis Raphael I Sako, primado de la Iglesia Católica oriental, a la que pertenece la gran mayoría de los cristianos iraquíes.
Doná a AICA.org
La opción comentada por el presidente estadounidense Donald Trump de mantener una "vía preferencial" abierta para que los refugiados cristianos puedan entrar en los Estados Unidos, mientras se cierran las puertas a los ciudadanos no cristianos de siete países de mayoría musulmana, es "una trampa para los cristianos de Medio Oriente", subrayó el patriarca caldeo Louis Raphael I Sako, primado de la Iglesia Católica oriental, a la que pertenece la gran mayoría de los cristianos iraquíes.

"Cada política de acogida que discrimina a los perseguidos y a los que sufren por motivos religiosos", indicó el patriarca Louis Raphael "termina por perjudicar a los cristianos de Oriente, porque entre otras cosas, proporciona argumentos a toda la propaganda y a los prejuicios que atacan a las comunidades autóctonas de Medio Oriente como ´cuerpos extraños´, grupos apoyados y defendidos por las potencias occidentales.

Estas palabras discriminan", añade el primado de la Iglesia caldea, "crean y alimentan tensiones con nuestros conciudadanos musulmanes. Las personas que piden ayuda no necesitan ser divididos de acuerdo a etiquetas religiosas. Y nosotros no queremos privilegios. Nos lo enseña el Evangelio, y también lo mostró el papa Francisco, quien acogió en Roma a refugiados de Medio Oriente, tanto cristianos como musulmanes, sin distinción".

Una avalancha de críticas y distintas manifestaciones, tanto en los Estados Unidos como en el exterior se produjeron durante este último fin de semana, en respuesta al decreto, firmado el 27 de enero por el presidente Donald Trump, con el cual se cierran las fronteras por tres meses a todos los viajeros que provengan de siete países puntuales, y por 120 días a todos los refugiados del mundo. El decreto prohíbe la entrada a los viajeros de Yemen, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria e Irak.+