Sábado 13 de julio de 2024

El Papa rinde homenaje a Santo Tomás de Aquino

  • 7 de marzo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Santo Tomás de Aquino (1225-1274), de cuyo fallecimiento se cumplen 750 años, fue "un excelente ejemplo de la coexistencia de la fe y la razón", escribió el Papa en un mensaje.
Doná a AICA.org

El teólogo dominico estaba “profundamente convencido de que no puede haber contradicción fundamental entre la verdad revelada y la verdad descubierta por la razón, ya que Dios es la verdad y la luz que ilumina todo conocimiento”, escribió el Papa Francisco, en un mensaje a los participantes de un taller en la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, con motivo del 750º aniversario de la muerte de santo Tomás de Aquino.

En efecto, la Academia Pontificia de Ciencias Sociales organizó, para hoy y mañana, un Taller para discutir el tema “La ontología social y el derecho natural de Tomás en perspectiva. Perspectivas para y desde las Ciencias Sociales”.

Rehabilitar la ley natural
El Papa aprovecha la oportunidad para reafirmar la idea católica de derecho natural. Y utiliza al respecto una cita del “Doctor Angelicus”, que también se cita en el Catecismo de la Iglesia Católica: “La ley de la naturaleza no es otra cosa que la luz de la razón puesta en nosotros por Dios. A través de ella sabemos qué hacer y qué evitar. Dios dio esta luz y esta ley al hombre en la creación”.

Francisco exige que se vuelva a dar mayor consideración al derecho natural en el “pensamiento social” y en la política de hoy, para que “el auténtico desarrollo humano de las personas y los pueblos sea promovido y no obstaculizado”. 

"La fe de Tomás en una ley natural escrita en el corazón humano puede ofrecer ideas nuevas y válidas para nuestro mundo globalizado, dominado por el positivismo jurídico y la casuística", señaló.

No hay contradicción entre fe y razón
“Santo Tomás, ciertamente, no cultivó las ciencias sociales tal como las entendemos hoy”, observa Francisco, pero sin embargo con sus estudios fue un precursor de ellas, y esto porque para él era evidente, y lo afirma en la Suma Teológica, que la persona, como criatura de Dios, representa “lo más noble que se encuentra en todo el universo”. Y como, en el plano del pensamiento, Tomás de Aquino sostenía que Dios es "la verdad y la luz que ilumina todo entendimiento", y que por tanto no puede haber "ninguna contradicción fundamental entre la verdad revelada y la descubierta por la razón", se seguía "que los bienes espirituales preceden a los materiales y que el bien común de la sociedad precede al de los individuos”.

En el hombre "la inteligencia de Dios"
Francisco subraya, por ejemplo, la atención que el Doctor Angelicus dedica a las cuestiones de justicia, especialmente en los Comentarios, lo que deja clara "su influencia en la configuración del pensamiento moral y jurídico moderno". Tomás de Aquino, recuerda el Papa, afirma "la dignidad intrínseca y la unidad de la persona humana" -tanto las virtudes del cuerpo como las "del alma racional"- que le permiten distinguir entre lo verdadero y lo falso y entre el bien y el mal". Es lo que Santo Tomás llama "la inteligencia de Dios", es decir, la "capacidad innata" del hombre "para discernir y ordenar o disponer los actos a su fin último mediante el amor", también llamado "ley natural".

Una visión siempre presente
Y allí radica la modernidad del autor de la Suma, ya que hoy -afirma Francisco- es esencial volver a considerar, como la llama Santo Tomás de Aquino, "la inclinación natural a conocer la verdad sobre Dios y a vivir en sociedad" con el objetivo, comenta el Papa, "de configurar el pensamiento y las políticas sociales de manera que promuevan, en lugar de impedir, el auténtico desarrollo humano de las personas y los pueblos". 

La confianza de Tomás en una ley natural escrita en el corazón del hombre puede ofrecer, insiste Francisco, "ideas frescas y válidas a nuestro mundo globalizado, dominado por el positivismo jurídico y la casuística", aunque -reconoce- "sigue buscando bases sólidas para un orden social justo y humano".

Dónde nació la Doctrina Social
Como pensador cristiano, Tomás de Aquino reconoce la acción de la "gracia redentora" aportada por Jesús a la acción humana, que además de los beneficios espirituales tiene, señala Francisco, "ricas implicaciones" para comprender la dinámica de "un orden social sólido, fundado en la reconciliación, solidaridad, justicia y cuidado mutuo". Aquí el Papa cita a Benedicto XVI, quien en Caritas in Veritate afirmó que el hombre y la mujer, como objetos del amor de Dios, se convierten a su vez en sujetos de caridad, llamados a reflejar esta caridad y a tejer redes de caridad al servicio de la justicia y el bien común. Una dinámica de "caridad recibida y entregada" que -observa- dio vida a la Doctrina Social de la Iglesia", cuyo objetivo es explorar cómo "los beneficios sociales de la Redención pueden hacerse visibles en la vida de los hombres y mujeres".

Francisco concluye con un pensamiento en sintonía con la Cuaresma, para reiterar que la reflexión debe ir siempre combinada con una demostración práctica del amor cristiano. “En estos años de mi pontificado -escribe-, traté de favorecer el gesto del lavatorio de los pies”, que es “sin duda un símbolo elocuente de las bienaventuranzas” de Jesús y “de su expresión concreta en obras de misericordia”. Porque “Jesús sabía que, cuando se trata de inspirar el corazón del hombre, los ejemplos son más importantes que un río de palabras”.+