Lunes 27 de septiembre de 2021

El Papa propone a Santo Domingo como inspiración para todos los bautizados

  • 24 de mayo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Carta de Francisco enviada al maestro general de la Orden de Predicadores, con motivo del VIII Centenario de la muerte de Santo Domingo de Guzmán.
Doná a AICA.org

“En nuestro tiempo, caracterizado por cambios de época y nuevos desafíos para la misión evangelizadora de la Iglesia, Domingo puede servir de inspiración a todos los bautizados, que están llamados, como discípulos misioneros, a llegar a todas las 'periferias' de nuestro mundo con la luz del Evangelio y amor misericordioso de Cristo “, escribe el Papa en la carta enviada a Fray Gerard Francisco Timoner OP, maestro general de la Orden de Predicadores, con motivo del VIII Centenario de la muerte de Santo Domingo de Guzmán. 

“La gran vocación de Domingo fue predicar el Evangelio del amor misericordioso de Dios en toda su verdad salvífica y poder redentor”, recuerda Francisco en la carta publicada hoy, 24 de mayo.

“Su testimonio de la misericordia de Cristo y su deseo de traer el bálsamo que sana a los que viven en la pobreza material y espiritual, inspiraría entonces la fundación de su Orden y moldearía la vida y el apostolado de innumerables dominicos en diferentes tiempos y lugares”. 

“El mensaje evangélico de nuestra inalienable dignidad humana como hijos de Dios y miembros de la única familia humana desafía a la Iglesia de hoy a fortalecer los lazos de amistad social, superar las estructuras económicas y políticas injustas y trabajar por el desarrollo integral de cada individuo y pueblo”, señala el Papa.

Francisco añade: “Fieles a la voluntad del Señor e inspirados por el Espíritu Santo, los seguidores de Cristo están llamados a cooperar en todos los esfuerzos para dar a luz a un nuevo mundo, donde todos somos hermanos, donde hay un lugar para cada parte descartada de nuestras sociedades, donde brillan la justicia y la paz”.

Y pide a los hermanos dominicos: “Que la Orden de los Predicadores, hoy como entonces, esté a la vanguardia de un renovado anuncio del Evangelio, capaz de hablar al corazón de los hombres y mujeres de nuestro tiempo y de despertar en ellos la sed de la venida del reino de Dios. ¡Cristo de santidad, justicia y paz! “.

Proceso sinodal es “forma inclusiva de gobierno”
“El celo de santo Domingo por el Evangelio y su deseo de una vida auténticamente apostólica lo llevaron a subrayar la importancia de la vida en común”, recuerda el Papa en la carta enviada al padre Timoner.

“Este ideal de fraternidad - enfatiza Francisco - encontraría expresión en una forma de gobierno inclusiva, en la que todos participaran en el proceso de discernimiento y toma de decisiones, de acuerdo con sus respectivos papeles y autoridades, a través del sistema de capítulos en todos los niveles”. 

“Este proceso 'sinodal' permitió a la Orden adaptar su vida y misión a contextos históricos cambiantes manteniendo la comunión fraterna”, explica el Papa, según el cual “el testimonio de la fraternidad evangélica, como testimonio profético del proyecto último de Dios en Cristo para la reconciliación en la unidad de toda la familia humana, sigue siendo un elemento fundamental del carisma dominicano y un pilar del compromiso de la Orden de promover la renovación de la vida cristiana y la difusión del Evangelio en nuestro tiempo”.

Santo Domingo, “incluso en nuestro tiempo”, “sigue inspirando el trabajo de artistas, eruditos, maestros y comunicadores”: sin mencionar, enfatiza Francisco, “aquellos miembros de la familia dominica cuyo martirio fue en sí mismo una poderosa forma de predicación”. 

Testimonio silencioso
Francisco también mira con gratitud lo que es hoy la “gran familia” de los dominicos, que abraza la vida contemplativa y las obras apostólicas, las fraternidades sacerdotales y laicales, los institutos seculares y los movimientos juveniles. 

Todas las realidades en las que permanece el espíritu de Santo Domingo Guzmán, empezando por ese deseo de volver a la “pobreza y sencillez” de la primitiva comunidad cristiana que lo llevó, como estudiante en Palencia, en medio de una severa hambruna, a vender “sus preciosos libros” y “con ejemplar bondad” establecer “una casa de beneficencia donde se pueda alimentar a los pobres”.

En la carta, el Papa también menciona el “testimonio silencioso ofrecido por los muchos miles de terciarios dominicanos y miembros del Movimiento Juvenil Dominicano, que reflejan el papel importante y de hecho indispensable de los laicos en la obra de evangelización “: de ahí el “agradecimiento a los frailes predicadores por la extraordinaria contribución que han hecho a la predicación del Evangelio a través de la exploración teológica de los misterios de la fe”.

“Al enviar a los primeros frailes a las universidades nacientes de Europa, Domingo reconoció la importancia vital de dar a los futuros predicadores una sólida formación teológica basada en las Sagradas Escrituras, respetuosa de las preguntas planteadas por la razón y dispuestos a entablar un diálogo disciplinado y respetuoso al servicio de la revelación de Dios en Cristo”.

Año jubilar
A lo largo del año que abarca del 6 de enero de 2021 al 6 de enero de 2022 la Orden de Predicadores está viviendo un año jubilar para celebrar el aniversario de la partida de Santo Domingo de Guzmán, que murió el 6 de agosto de 1221, a los 51 años, en el convento de Bolonia, donde sus restos permanecen sepultados.

El tema de la celebración del jubileo es “En la mesa con santo Domingo”, inspirado en la tabla de Mascarella, tabla sobre la que se pintó el primer retrato de santo Domingo poco después de su canonización.+

» Texto completo de la carta de Francisco