Domingo 25 de febrero de 2024

El Papa pidió a los laicos que "no sean sacerdotes fracasados"

  • 22 de abril, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco recibió a los miembros de la plenaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, a los que pidió estar cerca de las "mujeres y hombres de nuestro tiempo".
Doná a AICA.org

Los laicos en la Iglesia pueden y deben desempeñar muchos ministerios "establecidos", servicios sustitutivos, encargos y oficios, que "nunca deben volverse autorreferenciales". Si el servicio es unidireccional y no de 'ida y vuelta', entonces no funciona en absoluto. A veces, ves laicos que parecen sacerdotes fracasados”, fue una de las preocupaciones que expresó, este sábado 22 de abril, el papa Francisco al recibir a los participantes de la asamblea plenaria del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, realizada sobre el tema "Laicado y ministerialidad en la Iglesia sinodal", que comenzó el 20 de abril. 

Al recibirlos en la Sala Clementina, el Papa citó varias veces la exhortación apostólica Evangelii gaudium, por ejemplo diciendo que “la voluntad de servir a los hermanos, y en ellos a Cristo, es la verdadera motivación que debe animar a todo creyente a asumir cualquier tarea eclesial, cualquier compromiso de testimonio cristiano en la realidad en que vive” .

Un Dicasterio cerca de las mujeres y los hombres de hoy
Francisco agradeció a los miembros del Dicasterio el trabajo y el compromiso de estos años, en ámbitos que afectan a la vida cotidiana de tantas personas: "Las familias, los jóvenes, los ancianos, los grupos asociados de fieles y, más en general, de los laicos que viven en el mundo, con sus alegrías y sus penas".

Refiriéndose al tema de la asamblea plenaria, el Papa recordó que, cuando se habla de ministerios, “se piensa inmediatamente en los ministerios 'instituidos' -lector, acólito, catequista-, que son bien conocidos y sobre los que se ha reflexionado mucho". De hecho, se caracterizan por un acto específico de institución de la Iglesia "y por una cierta visibilidad", están conectados con el ministerio ordenado, "aunque no requieran el sacramento del Orden Sagrado". Pero estos ministerios, subrayó, "no agotan la ministerialidad de la Iglesia, que es más amplia y que involucra a todos los fieles desde las primeras comunidades cristianas". Pero en eso, "lamentablemente, nos quedamos cortos", acotó.

Es tarea de todo laico llevar los "valores cristianos al mundo social, político y económico de nuestro tiempo". Esta es la misión encomendada sobre todo a los laicos, cuya acción no puede limitarse a las tareas eclesiales internas, “sin un auténtico compromiso con la aplicación del Evangelio en la transformación de la sociedad”, añadió.

La utilidad de los fieles, y especialmente de los laicos, deriva de los carismas “que el Espíritu Santo da al pueblo de Dios para su edificación”, prosiguió el Papa:

“Aparece primero un carisma inspirado por el Espíritu; luego, la Iglesia reconoce este carisma como un servicio útil a la comunidad; finalmente, en un tercer momento, se introduce y difunde un oficio específico. Esto aclara aún más por qué el oficio de la iglesia no puede reducirse a los ministerios usuales, sino que cubre un campo mucho más amplio”.

Incluso hoy, como en las comunidades originarias, en vista de necesidades pastorales particulares, los obispos podrían, sin recurrir a la creación de ministerios, encomendar a los fieles laicos ciertas funciones vicarias, es decir, ministerios temporales, tales como el anuncio de la Palabra o la distribución de la Eucaristía.

Ministerios de caridad hacia los pobres y los migrantes
Asimismo, dijo el Santo Padre, además de los ministerios instituidos, los servicios de abastecimiento y otros oficios permanentemente encomendados, "los laicos pueden desempeñar una variedad de tareas, que expresan su participación en la función sacerdotal, profética y real de Cristo, no sólo dentro de la Iglesia, sino también en los ambientes en los que se insertan".

"Pienso sobre todo en las necesidades vinculadas a las viejas y nuevas formas de pobreza, así como a los migrantes, que requieren con urgencia acciones de acogida y solidaridad. En estos campos de la caridad, pueden surgir muchos servicios, que toman la forma de verdaderos ministerios. Es un gran espacio de compromiso para quienes desean vivir en términos concretos la cercanía de Jesús hacia los demás, que muchas veces han experimentado de primera mano. Así, el ministerio se convierte, de un simple compromiso social, en un hermoso y personal testimonio cristiano", continuó.

Ministerios de cercanía a las familias
El Papa se refirió luego a la familia, sobre la que se reflexionó mucho durante la plenaria, “examinando algunos desafíos de la pastoral familiar”, incluyendo las situaciones de crisis conyugal, los problemas de las personas separadas y divorciadas y las que viven en una nueva unión o han contraído un nuevo matrimonio.

Y recordó documentos de san Juan Pablo II sobre el tema, como Christifideles laici, donde se afirma “que hay ministerios que tienen su fundamento sacramental en el Matrimonio y no sólo en el Bautismo y la Confirmación”. Luego, la Familiaris consortio, que habla de “la misión educativa de la familia como ministerio de evangelización, que la convierte en lugar de verdadera y propia iniciación cristiana”. Y la Evangelii nuntiandi de Pablo VI,  en la que “se recuerda que el espíritu misionero intrínseco de la vocación conyugal se expresa también fuera de la familia misma, cuando se convierte en “evangelizadora de muchas otras familias y del ambiente en el que se inserta”, documento ese que el Papa instó a “retomarlo, volver a leerlo, ya que es muy oportuno”.

Un ministerio unido por la misión y el servicio
Repasando los diversos tipos de ministerio que enumeró, el Papa resaltó los dos aspectos que tienen en común: la misión y el servicio.

"En efecto, todos los ministerios son expresiones de la única misión de la Iglesia y todos son formas de servicio a los demás", agregó. Y, en particular, subrayó que en la raíz del término ministerio está la palabra minus, que significa "menor", lo cual consideró "un pequeño detalle, pero de gran importancia". Francisco apuntó que Jesús lo había dicho. "Que el que mande, sea el más pequeño, porque, si no, no sabes mandar", señaló.

En ese sentido, afirmó que quien sigue a Jesús no teme hacerse "inferior", "menor", y ponerse al servicio de los demás. Jesús mismo, de hecho, nos enseñó: "El que quiera hacerse grande entre ustedes será su servidor, y el que quiera ser el primero entre ustedes será esclavo de todos". "Aquí radica la verdadera motivación que debe animar a todo creyente a la hora de asumir cualquier tarea eclesial, cualquier compromiso de testimonio cristiano en la realidad en la que vive: la voluntad de servir a los hermanos y, en ellos, servir a Cristo”.

"Que la Virgen los acompañe y les obtenga los dones del Espíritu Santo. De corazón los bendigo y, por favor, les pido que recen por mí", finalizó.+