Jueves 3 de diciembre de 2020

El Papa: No condenar, sino orar

  • 17 de junio, 2020
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Continuando con su catequesis sobre la oración, el papa Francisco reflexionó esta mañana sobre la oración de Moisés, señalando que todos pertenecen a Dios "incluso los pecadores los corruptos".

Orar por las personas, a pesar de sus defectos o su distancia de Dios, es la invitación que el papa Francisco dirigió esta mañana durante la audiencia general, celebrada desde la Biblioteca del Palacio Apostólico siguiendo con su catequesis sobre la oración, en esta ocasión el tema fue: la oración de Moisés.

El papa Francisco aseguró que el mundo vive y prospera gracias a la oración de los justos, a la oración de piedad de cualquier bautizado que eleva sus plegarias por los hombres, incluso cuando ellos son motivo de enojo por sus malas acciones y corrupción.  

“Los más feos pecadores, la gente más malvada, los dirigentes más corruptos son hijos de Dios y Jesús siente esto e intercede por todos”, dijo el pontífice este miércoles 17 de junio. 

Francisco aseguró que el “mundo vive y prospera gracias a la bendición del justo, a la oración de piedad”. Una oración de piedad que apaga como agua la rabia y el enojo, incluso ante el peor pecador o el hombre más corrupto. Una oración de intercesión que llega a Dios elevada por el santo, el justo, el intercesor, el sacerdote, el obispo, el Papa, el laico y cualquier bautizado. 

Una oración elevada “incesantemente por los hombres, en todo lugar y en todo tiempo de la historia” que es bálsamo ante el mal y los errores humanos.

Francisco recomienda responder con la oración cuando alguien nos haga enojar: rezar por esa persona insistentemente. 

“Pensemos en Moisés, el intercesor. Y cuando nos entren las ganas de condenar a alguien y nos enfademos por dentro -enfadarse hace bien, pero condenar no hace bien- intercedamos por él: esto nos ayudará mucho”. 

Campaña Donación AICA

“Moisés nos anima a rezar con el mismo ardor que Jesús, a interceder por el mundo, a recordar que este, a pesar de sus fragilidades, pertenece siempre a Dios. Todos pertenecen a Dios”, sostuvo. 

“Con estos miedos y vacilaciones, vemos en Moisés a un hombre como nosotros. Dios le confió grandes responsabilidades y, a pesar de ellas, supo mantener lazos de solidaridad con su pueblo”. 

“Moisés era tan amigo de Dios que hablaba con Él cara a cara; y siguió siendo tan amigo de los hombres que tenía misericordia por sus pecados y rezaba por ellos. Su oración era de intercesión, siendo esta la plegaria de los verdaderos creyentes, que a pesar de sus fragilidades tratan de ser “puentes” entre Dios y su pueblo”, afirmó. 

Moisés no cambia al pueblo. Es el puente, es el intercesor. Francisco asegura que este patriarca: “No vende a su gente para hacer carrera. No es un arribista, es un intercesor: por su gente, por su carne, por su historia, por su pueblo y por Dios que lo ha llamado”.

Moisés “es el puente. Qué hermoso ejemplo para todos los pastores que deben ser “puente”. Por eso, se les llama pontifex, puentes. Los pastores son puentes entre el pueblo al que pertenecen y Dios, al que pertenecen por vocación”. 

Al final, el Papa saludó a los fieles que seguían la audiencia transmitida a través de los medios de comunicación social. “Pasado mañana, el viernes, celebraremos la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús; y vinculada a esta fiesta se encuentra la Jornada de santificación sacerdotal.

Los animo a rezar por los sacerdotes, por su párroco, por aquellos que están cerca de ustedes y conocen…, para que a través de vuestra oración el Señor los fortalezca en su vocación, los conforte en su ministerio y sean siempre ministros de la Alegría del Evangelio para todas las gentes. Que Dios los bendiga”, concluyó. +