Domingo 18 de abril de 2021

El Papa llamó por sorpresa a un obispo de Mozambique que recibió amenazas

  • 20 de agosto, 2020
  • Cabo Delgado (Mozambique) (AICA)
"La llamada del Papa me consoló mucho", dijo el obispo de Pemba, monseñor Luiz Fernando Lisboa CP
Doná a AICA.org

El papa Francisco hizo una llamada telefónica sorpresiva este miércoles 19 por la mañana al obispo de la diócesis de Pemba, monseñor Luiz Fernando Lisboa CP, que es una voz constante que llama la atención sobre el empeoramiento de la situación humanitaria en la atribulada provincia de Cabo Delgado, en el norte de Mozambique. 

El prelado contó en una conferencia de prensa que el Papa sigue con gran preocupación los acontecimientos de la región.

“Recibí una llamada del papa Francisco que me consoló mucho. Durante la llamada, el pontífice expresó su cercanía al obispo de Pemba y a la gente de la región de Cabo Delgado. Dijo que sigue con gran preocupación los acontecimientos de nuestra provincia y que está orando constantemente por nosotros. El Santo Padre también me dijo que, si había algo más que pudiera hacer, no deberíamos dudar en preguntarle. Está listo para caminar con nosotros”. 

Monseñor Lisboa agregó: “Le expresé mi profundo agradecimiento por el gesto de la llamada telefónica y le dije cuánto le agradecemos cuando el 12 de abril oró por Cabo Delgado el domingo de Pascua durante la Bendición Urbi et Orbi”. 

“Le comenté que su referencia a la crisis humanitaria en nuestra provincia también hizo que otras personas tomaran conciencia de nuestra situación. Comenzamos a ver más congregaciones, algunas organizaciones humanitarias, individuos, tanto locales como externos que comenzaron a ayudar en nuestra situación. Le dije: Santo Padre, usted puso Cabo Delgado en el mapa mundial. Y simplemente comentó en italiano: '¡Che bello!' (¡Qué hermoso!)”, dijo el obispo de Pemba.

El prelado también indicó que había informado al Santo Padre sobre la situación en la ciudad portuaria de Mocímboa da Praia, que fue ocupada por militantes yihadistas que dicen estar vinculados al Estado Islámico. 

Según informes, las fuerzas del gobierno abandonaron la ciudad estratégica después de que los yihadistas la atacaran la semana pasada. El Estado Islámico emitió un comunicado pidiendo la incautación de Mocímboa da Praia, aunque algunos observadores apuntan a la participación de Al Shabab, con sede en Somalia. De hecho, no está del todo claro quién está detrás de los ataques de Cabo Delgado.

“Le conté al Santo Padre sobre la aldea portuaria de Mocimboa da Praia que fue tomada por los yihadistas y cómo no tuvimos noticias de dos de nuestras Hermanas en esa ciudad. Ambas son miembros de la Congregación Internacional de las Hermanas de San José de Chambéry. Al escuchar la noticia, el Papa exclamó: '¡Qué tristeza!'”. El Papa prometió rezar por esta intención”, agregó monseñor Lisboa.


El obispo añadió: “En el momento de concluir la llamada, el Papa recordó su visita a Mozambique el año pasado, y dijo que incluso mientras viajaba por nuestro país, Cabo Delgado estaba muy presente en sus pensamientos. Y me animó a contactar al cardenal Michael Czerny (del Departamento de Promoción del Desarrollo Humano Integral) para asistencia humanitaria”. 

“Por mi parte, aseguré al Santo Padre nuestra cercanía a su ministerio a través de la oración. Le dije que oramos por él todos los días. En respuesta, me dijo en español: "¡Adelante!". Finalmente, para terminar la conversación, el Papa bendijo a la gente de Cabo Delgado y también a todos los mozambiqueños”, dijo el obispo de Pemba.

Ataques en Cabo Delgado
En los últimos años, Cabo Delgado ha sido testigo del descubrimiento de importantes reservas de gas frente a sus costas. Las reservas aún no se han extraído por completo.

Desde octubre de 2017, la provincia de Cabo Delgado (norte de Mozambique) se ha visto sacudida por ataques mortales de grupos armados cuyas operaciones son cada vez más sofisticadas y una fuente de ansiedad para los vecinos de Mozambique, particularmente Tanzania. Los ataques resultaron en cientos de muertos y desplazamientos de pobladores debido al clima de miedo que reina en la región.

Incluso antes del descubrimiento de las reservas de gas y los ataques, Cabo Delgado ya albergaba cierto descontento debido a la marginación por parte del gobierno central.

Hablando el 25 de junio de 2020, durante el lanzamiento oficial del inicio de las actividades de celebración del 45 aniversario de la independencia nacional de Mozambique, el presidente Filipe Nyusi atribuyó la insurgencia en la provincia norteña de Cabo Delgado a lo que llamó "élites internas y externas". Y prometió que país no sería chantajeado en una guerra mortal por terroristas patrocinados.

Monseñor Fernando Lisboa habló abierta y valientemente en nombre de la población pobre de Cabo Delgado. Dijo que el Gobierno podría hacer más para proteger a la población y al pueblo, lo que no fue bien recibido por las autoridades de Mozambique. Como la voz de los que no tienen voz, el prelado recibió críticas e incluso amenazas de muerte de muchas personas. +