Jueves 13 de mayo de 2021

El Papa llama a la Iglesia brasileña a "ser instrumento de reconciliación"

  • 16 de abril, 2021
  • Brasilia (Brasil) (AICA)
En un mensaje al pueblo que enfrenta una de las pruebas "más difíciles de su historia", Francisco anima a la esperanza y a trabajar juntos para superar los virus de la pandemia y de la indiferencia.
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió un videomensaje al pueblo brasileño a través de sus obispos, reunidos en su 58ª Asamblea Plenaria, de modo completamente virtual, en el que se manifiesta cercano y bromea sobre su "portuñol" para comunicarse con ellos.

“Este amado país enfrenta una de las pruebas más difíciles de su historia”, advirtió. Por eso, el pontífice expresó su cercanía a los cientos de miles de familias que lloran la pérdida de un ser querido”.

Francisco dijo pensar en la gran variedad de los que han muerto, y “en particular en los obispos que murieron víctimas del Covid”. Para los fallecidos, pidió “el descanso eterno y que dé consuelo a los corazones afligidos de los familiares, que muchas veces ni siquiera han podido despedirse de sus seres queridos”, algo que ve como “uno de los dolores muy grandes”.

A la luz del anuncio pascual, el Papa hizo un llamado a la esperanza, insistiendo en que “¡no podemos rendirnos!”, recordando las palabras de la Secuencia del Domingo de Pascua. “Nuestra fe en Cristo resucitado nos muestra que podemos superar este trágico momento”, afirmó. A los obispos, pidió levantarse, desde la esperanza y levantarse, desde la caridad, para “llorar con los que lloran y a dar una mano, sobre todo a los más necesitados, para que vuelvan a sonreír”.

Una vez más, como fue la tónica a lo largo de la pandemia, llama a la unidad como camino para superarla. Por ello insiste en que “la Conferencia Episcopal debe ser una en este momento, porque el pueblo que sufre es uno”.

Refiriéndose a la imagen de Nuestra Señora Aparecida, patrona del Brasil, que fue hallada rota, recordaba su discurso al episcopado brasileño el 27 de julio de 2013, y desde ahí hacía una llamada a “ser instrumento de reconciliación, ser instrumento de unidad” como “misión de la Iglesia en Brasil”. Para ello, es necesario, según el papa Francisco, “dejar de lado las divisiones, los desacuerdos” y encontrarse en lo esencial: Cristo.

Esa unidad es vista por el Santo Padre como camino para “inspirar no sólo a los fieles católicos, sino también a otros cristianos, y a los demás hombres y mujeres de buena voluntad, en todos los niveles de la sociedad, incluso  institucional y gubernamental, podrán inspirar a trabajar juntos para superar no sólo el coronavirus, sino también otro virus, que desde hace tiempo infecta a la humanidad: el virus de la indiferencia, que nace del egoísmo y genera injusticia social”.

Recordando a través de diferentes citas bíblicas que el Señor acompaña a la Iglesia y es fuente de unidad, Francisco manifestó su deseo de que “esta Asamblea General dé frutos de unidad y reconciliación para todo el pueblo brasileño, y en la Conferencia Episcopal. Unidad que no es uniformidad, pero que es armonía, esa unidad armónica que da solamente el Espíritu Santo”.+