Miércoles 29 de junio de 2022

El Papa invitó a seguir a Jesús en la salud y en la enfermedad hasta el final de los días

  • 22 de junio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
"Sigue siempre a Jesús, a pie, corriendo, despacio, en silla de ruedas, pero seguirlo siempre", es la invitación del pontífice durante la audiencia general continuando con su catequesis sobre la vejez
Doná a AICA.org

El Santo Padre Francisco continuó este miércoles 22 de junio su catequesis sobre la vejez, abordando hoy el tema de la debilidad senil que lleva a la dependencia de los demás. Los ancianos no deben tener envidia de los jóvenes que ocupan su lugar, incluso el seguimiento forzosamente inactivo, hecho de contemplación emocionada y de escucha embelesada de la Palabra del Señor es lo mejor de la vida, expresó ante los miles de fieles congregados en la Plaza de San Pedro en la audiencia general.

Francisco eligió el diálogo entre Jesús y Pedro, al final del Evangelio de Juan, para desarrollar su decimoquinta catequesis sobre la vejez. Es en la que Jesús le pregunta tres veces a Pedro "¿Me amas?", y luego le revela la forma en que terminarán los días de su vida. Una entrevista de la que el Papa toma el hilo para formular varias preguntas e invitar a todos a un examen de conciencia. ¿Cómo es nuestra relación con Cristo? ¿Es abierta, franca, directa, humanamente real, como la de Jesús y Pedro? ¿O está desapegado y el nuestro es “un viaje de fe muy abstracto, muy autorreferencial, muy mundano”? 

El pontífice advirtió que ese no es el camino de Jesús: "Se comporta como un hombre, nos habla como un hombre, Dios-hombre. Con esta ternura, con esta amistad, con esta cercanía", "él no es así". imagen azucarada unas fotos”, pero está en la mano, “está cerca de nosotros”.

En el transcurso del diálogo de Jesús con Pedro, hay dos pasajes que se refieren precisamente a la vejez y a la duración del tiempo, sobre los que el Santo Padre quiso hacer hincapié: el tiempo del testimonio y el tiempo de la vida. El primer pasaje es la advertencia de Jesús a Pedro: cuando eras joven eras autosuficiente, cuando seas viejo ya no serás tan dueño de ti mismo y de tu vida.  "Díganmelo a mí, que tengo que andar en silla de ruedas", dijo el Papa con ironía. Citando un pasaje de Ignacio de Loyola, agregó: "Así como en la vida, también en la muerte debemos dar testimonio como discípulos de Jesús. El final de la vida debe ser un final propio de discípulos de Jesús. Seguir a Jesús, de hecho, es importante en todas las circunstancias, explicó Francisco: "Seguir a Jesús es importante ya sea a pie, corriendo, lentamente, en silla de ruedas, pero siempre siguiéndolo”.

Además, esta conversación entre Jesús y Pedro contiene una valiosa enseñanza: "Aprender de nuestra fragilidad a expresar la coherencia de nuestro testimonio de vida, en las condiciones de una vida en gran parte confiada a otros, en gran parte dependiente de la iniciativa de otros". Ciertamente, el tiempo de la vejez es también un tiempo de prueba. Empezando por la tentación - "muy humana, sin duda, pero también muy insidiosa"- de preservar nuestro protagonismo en la vida, que deberá disminuir cada vez más.  

"Debemos seguir a Jesús en la vida y en la muerte, en la salud y en la enfermedad", exhortó Francisco, "en la vida cuando es próspera, con muchos éxitos, y también en la vida cuando esta es difícil, en los momentos feos, de caída". El seguimiento de Jesús, que es posible en todas las edades de la vida, debe llevar a los ancianos a aprender a despedirse de la vida: "La vida de los ancianos es una despedida lenta, pero alegre. Hay que decir: he vivido la vida: he sido un pecador, pero he hecho el bien".

En los saludos finales el pontífice advirtió que en esta semana del X Encuentro Mundial de las Familias sobre el tema El amor familiar: vocación y camino a la santidad, el Papa dijo "Recemos para que los ancianos transmitan a los jóvenes los valores de una vida familiar feliz y arraigada en Dios, como la fidelidad, el amor y la verdad". Asimismo, recordó también la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y la memoria del Corazón Inmaculado de María, que la Iglesia se dispone a celebrar en los próximos días: "Nos recuerdan la necesidad de corresponder al amor misericordioso de Cristo y nos invitan a encomendarnos con confianza a la intercesión de la Madre del Señor".+