Lunes 17 de junio de 2024

El Papa envía sus condolencias por la muerte del Card. Williams

  • 23 de diciembre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El cardenal neozelandés falleció el viernes 22 de diciembre, a los 9 años. El pontífice recordó su gran contribución a la Iglesia en Oceanía.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco expresó su tristeza al conocer el fallecimiento del cardenal Tom Williams, arzobispo emérito de Wellington, fallecido el pasado 22 de diciembre a los 93 años.

Figura muy conocida y querida en la comunidad católica de Nueva Zelanda, el cardenal Williams fue ordenado arzobispo de Wellington en 1979, ciudas donde sirvió hasta 2005, habiendo sido creado cardenal por el Papa san Juan Pablo II el 2 de febrero de 1983.

Fue así uno de los cardenales electores que participaron en el cónclave de 2005 que eligió al difunto Papa Benedicto XVI. En el 2000,  fue nombrado además miembro de la prestigiosa Orden de Nueva Zelanda.

En un telegrama dirigido al arzobispo Paul Martin, de Wellington, el Papa Francisco recordó con “inmensa gratitud” la contribución de monseñor Williams a la Iglesia en toda Oceanía”, e impartió a todos los que lo lloran su bendición, “como prenda de consuelo y paz en el Señor resucitado”.

Un 'servidor dedicado' de la Iglesia
El cardenal Williams nació en Wellington, en 1930, y trabajó primero para ser contable antes de estudiar para el sacerdocio. Fue ordenado sacerdote en 1959 y, posteriormente, obtuvo una licenciatura en Ciencias Sociales de la University College de Dublín, Irlanda. Antes de servir como arzobispo de Wellington, trabajó como párroco en varias iglesias de la región de Wellington y en Samoa.

En una homilía en 2019, con motivo de su aniversario número 40 como obispo y sus 50 años como sacerdote, expresó su gratitud a sus padres, “que hicieron enormes sacrificios para alimentar mi fe”. También en 2019, el cardenal Williams dijo que, al ordenar sacerdotes, siempre había enfatizado que el sacerdocio no tenía nada que ver con el poder, sino que se trataba de sacrificio y servicio.

En una entrevista de ese año a NZ Catholic, dijo que el grado en que Nueva Zelanda se había vuelto muy secular era bastante alarmante, y agregó, sin embargo, que estaba “muy agradecido a Dios de que la Iglesia Católica ahora se haya convertido en la minoría más grande de Nueva Zelanda”.

A continuación, el Papa Francisco ofreció, al arzobispo Da Rocha "y a todos los que se unen en oración por el descanso eterno" del cardenal fallecido, su bendición apostólica, como "promesa de consuelo y esperanza en la vida eterna".+