Lunes 25 de octubre de 2021

El Papa agradece a un sultán por salvar la vida a tres mejicanos

  • 9 de octubre, 2019
  • Kuala Lumpur (Malasia) (AICA)
El monarca de Johor conmutó la pena en cárcel de por vida
Doná a AICA.org

El papa Francisco envió una carta al sultán de Johor, Ibrahim Ibni Almarhum Sultan Iskandar, agradeciéndolo por haber conmutado en cárcel de por vida las condenas de tres mexicanos por tráfico de droga.



Los hermanos Simon, Luis Alfonso y José Regino González Villarreal fueron condenados a muerte por ahorcamiento. La policía los había arrestado en 2008 en un laboratorio para la producción de anfetaminas. El monarca de Johor conmutó la pena en cárcel de por vida.



El nuncio apostólico en Malasia, monseñor Joseph Salvador Marino, entregó personalmente el mensaje, hace 2 días, en el palacio real de Istana Pasir Pelangi, en Johor Baru, capital del Estado de Johor, en Malasia peninsular.



La carta, firmada por el Secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, expresa el reconocimiento del pontífice por la decisión del monarca, hecha pública el pasado 21 de septiembre.



“En nombre de Su Santidad el papa Francisco -se lee en la nota-, escribo para agradecerle su acto de clemencia y la sucesiva ayuda en la representación de 3 mexicanos condenados a muerte”.



“Su Santidad ruega que este acto de compasión sea un aliento para todas las personas para renovar su compromiso en la construcción de un mundo marcado por el perdón, por la paz y por un espíritu de solidaridad fraterna”.



“Invocando la abundancia de alegría y paz y de un espíritu de solidaridad fraterna e invocando la abundancia de alegría y paz sobre Su Majestad y los miembros de la familia real, el papa Francisco reafirma su profunda gratitud”.



Los 3 hermanos mejicanos –informó AsiaNews- forman parte de un grupo de cinco personas, condenadas a muerte por ahorcamiento en mayo de 2012 por la Corte suprema malaya. La policía había arrestado a los hombres durante una irrupción en un laboratorio para la producción de metanfetaminas en 2008. Los imputados, entre los cuales un singapuriano y un malayo, declaraban que eran empleados de limpieza y extraños a actividades ilícitas. +