Jueves 30 de junio de 2022

"Levantarse, cuidar a sus hermanos y dar testimonio con alegría", pidió el Papa a los misioneros

  • 23 de abril, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Santo Padre ofreció "consejos útiles" a los participantes en la VI Conferencia Misionera Juvenil, promovida por la Fundación "Missio" de la Conferencia Episcopal Italiana
Doná a AICA.org

El Santo Padre Francisco recibió hoy, sábado 23 de abril, a los participantes en la VI Conferencia Misionera Juvenil, promovida por la Fundación “Missio Giovani” de la Conferencia Episcopal Italiana, que se desarrolla del 22 al 25 de abril de 2022 en la Fraterna Domus de Sacrofano (Roma).

En la audiencia, el Papa exhortó a los jóvenes a levantarse, a cuidar a sus hermanos y a testimoniar el Evangelio de la alegría con la vida, no con la sonrisa de la publicidad sino con la sonrisa del corazón.

Alegres, abiertos a la vida nueva que da Jesús, dispuestos a vivir una "caridad discreta y eficaz, imaginativa e inteligente", son algunos de los consejos útiles que el pontífice ofreció a los jóvenes con los que se reunió con motivo de la Conferencia de la Juventud Misionera, sobre el tema "Regreso a la Comigi: La misión se reinicia desde el futuro" y 50 años después del nacimiento del Movimiento de la Juventud Misionera de la Obras Misionales Pontificias, hoy "Missio Giovani".

Una fe fuerte y viva
El Papa señaló que son tres los verbos que indican los tres pilares de la misión y que "deben vivirse cada día". Son: "levántate, cuídate y testifica". Tres movimientos muy específicos para sostener el camino. 

Levantándose como el joven hijo de la viuda de Naín que estaba muerta y a la que Jesús resucitó, conmovido por el dolor de su madre, “del dolor de los que a menudo sufren con serenidad y dignidad, de los que perdieron la esperanza, de los que ya no ven futuro”. 

Dar nueva vida para reiniciar una acción, "para ser relanzada hacia un futuro de vida, lleno de esperanza y de caridad hacia los hermanos".

Francisco les dijo que “Jesús nos da la fuerza para levantarnos y nos pide escapar de la muerte del encierro en nosotros mismos, de la parálisis del egoísmo, de la pereza, de la superficialidad. Estas parálisis están un poco en todas partes. Y son ellos los que nos bloquean y nos hacen vivir una fe de museo, no una fe fuerte, una fe más muerta que viva”.

Samaritanos con ojos y corazón hacia los demás
Francisco se centró entonces en la figura del Buen Samaritano que atiendió al hombre golpeado y arrojado al borde del camino. "Cuidar" es el segundo verbo que indica "organizar la caridad con proyectos de gran envergadura". 

“Hoy necesitamos personas, especialmente jóvenes, que tengan ojos para ver las necesidades de los más débiles y un gran corazón que les haga capaces de entregarse totalmente. La invitación es también a mirar a los misioneros del pasado".

"Siguiendo sus huellas, con el estilo y los métodos adecuados a nuestro tiempo, ahora les toca a ustedes realizar una caridad discreta y eficaz, una caridad imaginativa e inteligente, no episódica sino continua en el tiempo, capaz de acompañar a las personas en su camino de curación y de crecimiento".

Luego, señalando el testimonio de los apóstoles, Francisco pidió a los jóvenes que "compartan la felicidad" con los demás, después de haber recibido de Jesús el don de la vida nueva, poniendo el corazón en ello.

“No se olviden de estos tres verbos: levantarse del sedentarismo, cuidar de los hermanos y dar testimonio del Evangelio de la alegría”, reiteró el pontífice.

El Santo Padre se despidió con una frase de San Óscar Romero: "Cuanto más feliz es un hombre, más se manifiesta en él la gloria de Cristo”. 

“Les deseo que sean misioneros de la alegría, misioneros del amor. El anuncio debe hacerse con una sonrisa, no con tristeza”, concluyó Francisco.+