Domingo 27 de noviembre de 2022

El obispo auxiliar de Kiev-Zhytomyr clama ayuda tras bombardeos rusos

  • 24 de noviembre, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
Mons. Oleksandr Yazlovetskiy asegura que muchas ciudades se quedaron sin luz y su gente sufre temperaturas bajo cero. "Ayúdennos con la oración y la caridad: necesitamos generadores de energía", pide.
Doná a AICA.org

Ucrania corre el riesgo de sufrir un apagón total y se prepara para vivir en los próximos meses el invierno más difícil de su historia reciente. Tras el lanzamiento simultáneo este miércoles de unos 70 misiles de crucero por parte de Rusia en varias zonas del martirizado país, falta la electricidad e incluso se suspendió el suministro de agua en la capital, Kyiv, donde se registraron tres muertos y tres heridos.

La incursión parece confirmar la intención rusa de destruir muchas infraestructuras energéticas cruciales. Tres centrales nucleares fueron "desconectadas" de la red eléctrica. También se interrumpió el suministro de la central eléctrica de Zaporiyia, donde siguen funcionando los generadores diesel. También se registraron "apagones masivos" en algunas zonas de Moldavia, incluida la capital, Chisinau.

Poco antes de la acción de la fuerza aérea de Moscú, el Parlamento Europeo había aprobado una resolución que definía a Rusia como Estado patrocinador del terrorismo. La reacción del jefe de la oficina presidencial ucraniana, Andriy Yermak, no se hizo esperar. Relacionó a los dos hechos y comentó: "Los terroristas confirman inmediatamente que son terroristas". Por su parte, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Maria Zakharova, afirmó: "Propongo que se reconozca al Parlamento Europeo como el patrocinador de la idiotez".

Mientras tanto, la población ucraniana está a oscuras y tiene que lidiar con el frío, ya que la nieve cayó en gran parte del país. Las luces están apagadas en todas las grandes ciudades de Ucrania.

El obispo auxiliar de la diócesis de Kyiv-Zhytomyr, monseñor Oleksandr Yazlovetskiy, explicó que "la población feu advertida de que podría quedarse sin luz durante 24 horas. Al principio, recibí muchos mensajes y fotos que documentaban las explosiones. Después, el silencio".

La señal de Internet de hecho se cortó, no hay red y la imposibilidad de comunicarse aumenta el miedo entre la gente que, agotada por meses de guerra, busca un lugar donde esconderse. "Las sirenas están sonando en todo el país, porque los bombardeos afectarono a toda Ucrania", describió, y agregó: "Todo está parado: el metro, los autobuses, los medios de transporte. Quien cree en Dios, reza".

"Estamos bajo cero. Hasta ahora -relata el prelado- la electricidad estaba racionada, interrumpida durante 4 ó 5 horas al día en algunas partes de las ciudades, y eso hacía que mucha gente pasara frío, pero cuando se restablecía la electricidad podíamos volver a calentarnos. Ahora tenemos frío durante todo el día: imaginen la situación de las familias con niños pequeños o personas mayores".

El Estado y la Iglesia intentan hacer frente a la emergencia
"Estamos intentando comprar generadores, pero no encontramos ninguno en Ucrania, las tiendas están vacías. Incluso en Polonia no es fácil encontrarlos: buscamos por todas partes porque sólo con generadores se puede tener algo de calor, algo de luz. En las grandes ciudades, nuestro gobierno organizó algunos puntos de calefacción donde la gente puede encontrar un poco de luz, una conexión a Internet y, sobre todo, un poco de calor", describió.

La Iglesia es un punto de referencia con las dos Cáritas vinculadas respectivamente a la Iglesia Católica Romana y a la Iglesia Católica Griega. "Hacen mucho, distribuyen alimentos, mantas; entregan vales a las familias para que puedan comprar en las tiendas. Cada parroquia se convertió en una pequeña Cáritas", afirma el obispo.  

El prelado hace un fuerte llamamiento a la oración: "Recemos juntos por Ucrania. La oración no debe faltar, no cedamos a la pereza: tomemos el Rosario o recemos con nuestras propias palabras.  Ayúdennos con la oración y, si pueden, comprando un generador para nuestra gente o quizás recibiendo a algunas familias en Italia. Recordaremos el bien que hemos recibido".+