Domingo 19 de mayo de 2024

El nuncio presidió la tradicional procesión náutica junto a la imagen de San Salvador

  • 30 de enero, 2023
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
Mons. Miroslaw Adamczyk destacó que el mar con su profundidad "invita a descubrir la profundidad de nuestra alma y de nuestra vida". Homenaje a los tripulantes del submarino ARA San Juan.
Doná a AICA.org

El nuncio apostólico en Argentina, monseñor Miroslaw Adamczyk, finalizó el domingo 29 de enero su visita pastoral a la diócesis de Mar del Plata participando de la fiesta de San Salvador, patrono de los pescadores, que fue organizada por la Sociedad de Patrones Pescadores; en conjunto con la comisión de Festejos de San Salvador y la parroquia Sagrada Familia y San Luis Orione.

El nuncio y el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Antonio Mestre, dieron inicio a la tradicional procesión náutica, en donde la imagen del santo fue acompañada por cientos de fieles que recorrieron a pie la calle Magallanes e hicieron una parada en la Prefectura Naval Argentina. 

Allí, el obispo bendijo a la institución y oró por el personal que custodia el mar y cuida a los pescadores, oportunidad en la que además se depositó una ofrenda floral en el monumento al pescador para recordar a los fallecidos durante su labor en el mar.

Participaron de la ceremonia, el párroco Miguel Cacciutoo; el tesorero de la Unión del Comercio, Industria y Producción, Eduardo Mayer; Jorge Kuznetzov, el starosta de la parroquia ortodoxa rusa "Los Santos Mártires Reales"; Alejandra Contessi, en representación del astillero naval Federico Contessi; representantes de asociaciones y cámaras empresarias, sindicatos, colectividades y fieles.

También estuvo presente el presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores, Vicente Galeano, Patricio Ciminelli; el delegado municipal del puerto en representación del Intendente del Partido de General Pueyrredon; el presidente del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata, Gabriel Felizia; el jefe de Prefectura Naval Mar del Plata, prefecto mayor Rodolfo José Cattaneo; en representación del comandante en jefe del Estado Mayor del Área Naval Atlántica, capitán de Navío, Osvaldo Pablo Sasia; en representación del jefe de la Base Aérea Militar, vicecomodoro Gustavo Jorge Sasserolli; y el director de la Escuela Nacional de Pesca, capitán de navío Daniel Alberto Maldonado.

A bordo del buque Don Mario, San Salvador recorrió las aguas y allí se realizó un homenaje a los fallecidos en el mar. Desde esa nave, además, el director de la Escuela Nacional de Pesca, capitán de navío Daniel Alberto Maldonado, junto con el excomandante y también excapitán del submarino ARA San Juan, Guillermo Tibaldi, arrojaron una corona de laureles en memoria de los 44 tripulantes fallecidos.

Dirigiéndose a la comunidad pesquera, monseñor Adamczyk manifestó: “La gente de Mar del Plata vive al lado del mar; al lado del océano, vive del mar. El mar con su profundidad nos invita naturalmente a descubrir la profundidad de nuestra alma y de nuestra vida. En las páginas del Evangelio, muchas veces encontramos a Jesús y a sus discípulos en el mar de Galilea. Los apóstoles fueron pescadores, gente que vivía del mar. El mar se ha convertido en un particular lugar de encuentro del ser humano con Dios”.

Además, reflexionó: “Pienso en los pescadores, marineros, las autoridades portuarias civiles y militares, y en todas las personas que viven al lado del mar y viven del mar. El trabajo de ustedes requiere sacrificios y renuncias; está ligado al peligro y a las dificultades. No siempre el mar es solo lindo y tranquilo. El mar nos permite descubrir la potencia de Dios y nos hace reconocer nuestros límites. Para conservar nuestra propia identidad y fe, para mantener vínculos familiares, para no ceder a la debilidad, debemos ser hombres y mujeres de oración”.

Finalmente, manifestó: “En ocasión de esta procesión náutica, quisiera presentar a todos los hombres y las mujeres del mar en Argentina y especialmente de Mar del Plata, mis mejores deseos de buena salud, prosperidad y de todas las gracias celestes y terrestres, que necesitan”.+