Martes 1 de diciembre de 2020

El MFC instó a acoger las realidades frágiles de la familia

  • 4 de noviembre, 2016
  • Villa Giardino (Córdoba)
La ciudad de Villa Giardino, en Córdoba, fue el lugar elegido por el Movimiento Familiar Cristiano (MFC) para llevar a cabo el 40º Encuentro Nacional, que reunió en octubre a cerca de 600 personas provenientes de distintas diócesis. Participaron presidentes y delegados zonales del movimiento de diferentes países. Como conclusión del encuentro, mediante una declaración, la Comisión Directiva exhortó a abrirse en comunión con todos los hermanos y "acoger las realidades frágiles de la familia de hoy".
Cerca de 600 personas provenientes de distintas diócesis se congregaron en Villa Giardino, Córdoba, durante los días 8,9 y 10 de octubre para compartir el 40º Encuentro Nacional del Movimiento Familiar Cristiano, que contó con la presencia de los presidentes latinoamericanos del MFC, Lucy y Ricardo Araujo de México y de los delegados zonales Alicia y Marcos Álvarez, de Paraguay.

Este año, el Encuentro coincidió con las celebraciones del bicentenario de la independencia de la Argentina y el Congreso Eucarístico Nacional, llevado a cabo meses atrás en Tucumán.

Luego de la bienvenida hubo adoración al Santísimo, un paseo por el salón y se impartió la bendición. Los presidentes nacionales, Coqui y Jorge Delfino reflexionaron sobre" La misericordia en clave familiar y comunitaria", en el contexto del cierre del Año Jubilar y llamaron a "cambiar el corazón de los cristianos en clave de misericordia", señalando que es una virtud "que nos inclina a la compasión por los trabajos y miserias de los demás".

Luego, el asesor nacional, padre Pablo Hernando Moreno OSA, brindó una reseña y reflexiones sobre la Exhortación Apostólica "Amoris Laetitia".

El encuentro contó con la presencia de monseñor Pedro María Laxague, obispo de Zárate-Campana y presidente de la Comisión de Laicos y Familia de la Conferencia Episcopal Argentina, quien contribuyó con su aporte a profundizar "Amoris Laetitia".

Los participantes se dirigieron en procesión a la capilla del Colegio de las Hermanas de la Virgen Niña, donde compartieron la misa con los hermanos de la Villa, que fue presidida por monseñor Laxague y concelebrada por los asesores.

En la tarde del domingo, en plenario, los presidentes latinoamericanos del Movimiento aportaron su experiencia e informaron de las actividades del Secretariado para Latinoamérica.

En el marco del encuentro tuvo lugar también la XIX Junta de presidentes, quienes trataron las propuestas presentadas previamente. La misa de envío fue celebrada el domingo, y se recalcó el hecho de que los cristianos debemos ser la Sal del mundo, mediante la entrega de una bolsita de sal a todos los concurrentes.

La noche del domingo fue un momento de recreación con cantos, bailes, representaciones, juegos y un fogón. Sobre el cierre del Encuentro se informó del inicio de la causa de beatificación del fundador del Movimiento, el padre Pedro Richards (CP), y se repartieron numerosas estampitas para rezar y pedir gracias por su intercesión.

La Comisión Directiva Nacional se reunió al término de las actividades, el lunes 10, y emitió la siguiente declaración: "En el Año Jubilar de la Misericordia, la Comisión Directiva Nacional del Movimiento Familiar Cristiano en la Argentina, reunida en ocasión del 40º Encuentro Nacional, exhorta a abrirse en comunión de gozo con todos los hermanos y a acoger las realidades frágiles de la familia de hoy, para acompañarlas en el camino gradual de acercamiento al Cristo Nupcial y al modelo de la Sagrada Familia de Nazaret".+