Martes 4 de octubre de 2022

El Centro Católico Polaco celebró 65 años en Martín Coronado

  • 21 de julio, 2022
  • Martín Coronado (Buenos Aires) (AICA)
Con una misa presidida por el obispo de San Martín, monseñor Martín Fassi, el Centro Católico Polaco de los padres franciscanos celebró 65 años.
Doná a AICA.org

El obispo de San Martín, monseñor Martín Fassi, presidió el 16 de julio una misa en la capilla Nuestra Señora Reina de Polonia, en Martín Coronado, donde la comunidad celebró el 65° aniversario del Centro Católico Polaco de los padres franciscanos, quienes concelebraron la misa.

En su homilía, el obispo dio gracias por la presencia de los padres franciscanos polacos en Martín Coronado. En referencia al Evangelio de Marta y María, se preguntó: ¿Qué nos puede decir este Evangelio a nosotros, a esta comunidad que está dando gracias por tantos años de presencia, tantos años de hospitalidad?”.

“Abraham da hospedaje a unos peregrinos, es una costumbre fuertemente cultural, que habla de la identidad de un pueblo, la importancia que es dar hospedaje a un peregrino, a alguien que va de camino”.

“Qué lindo es cuando nos reciben bien en una casa, y qué incómodos nos sentimos cuando nos damos cuenta de que en una casa estamos como de más, o que nuestra presencia no es tan agradable”.

“Todos hemos pasado seguramente por las dos experiencias, pero a nosotros nos enseñaron que hay que recibir bien a los huéspedes, recibir bien a las visitas”.

La verdadera hospitalidad, aseguró, es “la que recibe de corazón, no la que recibe por buena educación simplemente”, pero recibir de corazón, afirmó, “es recibir como uno es, y uno trata de ser lo mejor para los demás”.

“Este era el esfuerzo de Marta. Marta hizo un gran esfuerzo para que Jesús con sus discípulos fueran bien recibidos en su casa, y por eso estaba agitada, nerviosa, ansiosa, de aquí para allá. Las amas de casa comprenderán muy bien de qué se trata eso”.

“Pero a Marta le pasa algo, que de tanto en tanto a nosotros nos pasa en la vida: que hay situaciones, actitudes de alguien, alguna palabra de alguien que nos desconcierta, como decimos comúnmente, ‘nos hace ruido’, porque nos hace cambiar la mirada y el modo de pensar, frente a lo cual nosotros a veces nos resistimos a cambiar una costumbre, nos resistimos todavía más a cambiar el modo de pensar, a considerar que a lo mejor hay algo bueno en el modo de pensar del otro”.

“Esto le pasa a Marta, cuando Jesús quiere ayudarla a darse cuenta de que lo que estaba haciendo es muy bueno pero no era el momento ni el modo adecuado”.

María, explicó el obispo, sentada a los pies de Jesús y escuchando sus palabras, “está cambiando las costumbres”, ya que estudiar y aprender les correspondía a los varones. “María estaba rompiendo con una costumbre cultural, con un modo de obrar y un modo de pensar”.

“¿Cuál es la ficha que Jesús le quiere cambiar al corazón de Marta?”, planteó el prelado. “Está muy bien lo que hacés, Marta, pero no de la manera en que lo hacés”. Y detalló: “Le está cuestionando el modo de servir, porque está sirviendo de una manera muy ansiosa, muy agitada, protestando y quejándose”.

“La actitud de María le molesta porque parece que tomó la parte más fácil. ¿Qué es lo que señala Jesús? Que es la mejor parte porque no hay servicio que valga la pena si primero no escuchamos. Yo puedo servir desde mis ideas por no por eso estar respondiendo a lo que la otra persona necesita”.

“Un servicio hecho sin sentido, no tiene sentido hacerlo. ¿Y cuál es el sentido del servicio? Primero hay que sentarse y escuchar, tener contacto con la realidad, preguntar a la otra persona en qué la puedo servir”.

Por eso, consideró, “toda acción en la Iglesia que no salga de la Palabra, de la escucha de la Palabra, tiene el riesgo y el peligro de no responder a las necesidades de la gente y a la voluntad de Dios”.

Dirigiéndose a la comunidad, expresó: “Qué lindo que, celebrando 65 años, nos detengamos a escuchar. Después de tantos años sirviendo a esta comunidad, en estos tiempos que han pasado, años que han cambiado a las personas, que han cambiado la cultura, que han cambiado la historia, preguntarnos ¿en qué podemos servir a la comunidad?”.

“Así encontraremos entonces por dónde Dios quiere que vaya nuestro servicio”, aseguró.+