Domingo 17 de octubre de 2021

El Card. Poli invocó al Espíritu Santo para renovar la evangelización en la Iglesia porteña

  • 18 de septiembre, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Fue al presidir la misa de apertura de la I Asamblea Sinodal Arquidiocesana, en la que también animó a ir a las periferias de la ciudad y a fijar la mirada en los más pequeños y desamparados.
Doná a AICA.org

La arquidiócesis de Buenos Aires abrió su I Asamblea Sinodal con una misa en la catedral metropolitana presidida por el cardenal Mario Aurelio Poli, quien llamó a renovar la evangelización en la Iglesia porteña.

La celebración eucarística, sin presencia de los sinodales y transmitida por el canal de YouTube Arzobispado de Buenos Aires, fue concelebrada por los obispos auxiliares Enrique Eguía Seguí, Joaquín Mario Sucunza, Juan Carlos Ares, Ernesto Giobando SJ, Alejandro Daniel Giorgi, José María Baliña, Gustavo Oscar Carrara y el rector de la catedral, presbítero Alejandro Russo.

El purpurado porteño recordó a los hermanos sinodales que esta es la última etapa de este camino emprendido y que lleva por lema "Caminamos juntos en el Espíritu para renovar la misión en Buenos Aires".

“La Eucaristía ha sido nuestro punto de partida y no nos imaginamos llegar solo a las periferias existenciales y geográfica de nuestra realidad urbana sin la asistencia y compañía del Santo Espíritu de amor y de consuelo”, aseguró.

El cardenal Poli sostuvo que “convocamos al Espíritu Santo para que vuelva a infundir en nuestros corazones la pasión por el anuncio de la Buena Noticia, y destacó cómo actúa el Espíritu Santo en cada evangelizador.

“Si nos dejamos conducir por el Espíritu de Dios, no faltará en nuestro corazón el amor, la alegría y la paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre e intemperancia, para entregar con gratuidad lo que gratuitamente recibimos. A la vez que reconocemos que Él protege, guía y anima el estilo sinodal en nuestra Iglesia porteña”, sostuvo.

Tras señalar que somos “hijos de la Familia Trinitaria”, invitó a dar gracias por nuestro Bautismo y por la feliz idea de nuestros padres de llevarnos a las aguas de la salvación”.

“Al invocar al Espíritu Santo necesitamos nos alcance su soplo vivificante y que sea el Espíritu de la verdad vuelva a renovar la incondicional adhesión al Evangelio de Cristo en la Iglesia porteña. Bajo su inspiración ella refleja toda su belleza, se torna luminosa y viva, abierta a todos los espacios urbanos donde las personas viven y padecen, sensible a sus valores culturales y a su febril laboriosidad”, aseguró.

“Guiada por el Dios amante la Iglesia, deseamos fijar su mirada materna sobre los pequeños y más desamparados de nuestra ciudad”, puntualizó.

El cardenal Poli afirmó que la Asamblea Sinodal es “una oportunidad para que escuchemos juntos la Palabra de Jesús y motivados para renovar la evangelización en nuestra ciudad, abramos el corazón a los sentimientos, saberes e ideas que compartirán los sinodales”.

“El camino sinodal que hemos recorrido en este año nos enseñó que un gran número de miembros del pueblo de Dios, aún sin conocerse, comparten una fuerte identidad con la Iglesia y su misión evangelizadora”, indicó.

El cardenal Poli invitó a “comprometerse a la evangelización de la ciudad con la primacía de la caridad, primero el amor”.

“Deseamos caminar juntos en el Espíritu para evangelizar Buenos Aires, queremos visitar, servir y cantar con María y acompañar, cuidar y trabajar al estilo y al modo de Jose de Nazaret, el carpintero, que hizo las veces de padre de Jesús”, concluyó.+