Martes 11 de agosto de 2020

El arzobispo de Rosario confirmó que desestiman denuncia en su contra

  • 31 de julio, 2020
  • Rosario (Santa Fe) (AICA)
Monseñor Eduardo Martín afirmó que la Justicia ratificó que no incurrió en un ilícito penal al conformar una oficina arquidiocesana para recibir informes sobre abusos, siguiendo directivas del Papa.

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, confirmó que la Justicia desestimó la denuncia en su contra por el supuesto delito de usurpación de autoridad al instrumentar una oficina para recibir informes sobre casos de abusos perpetrados al interior de la Iglesia.

“En razón de que tal decisión, objeto de la denuncia, no configura la comisión de ilícito penal alguno, no interfiriendo con la competencia del Estado, sino coexistiendo simultáneamente con ésta, complementándose y apoyándose recíprocamente”, precisó en un comunicado.

El prelado rosarino agradeció a todos los que los acompañaron mediante la oración en este tiempo y le expresaron muestras de afecto, cercanía y solidaridad.

“Quiera Dios que abandonando toda manifestación que exprese y fomente el odio religioso o cualquier forma de él, podamos los argentinos afianzar una cultura del encuentro, tanto más necesaria en esta hora de la Patria y del mundo. Que nos ayude la intercesión de Nuestra Señora del Rosario”, pidió.

Texto del comunicado
Hacemos saber a la opinión pública que la denuncia dirigida contra este Arzobispado de Rosario por haber dado cumplimiento a lo dispuesto  oportunamente por Su Santidad el Papa Francisco, de ofrecer un espacio de escucha, asistencia y contención a víctimas de abusos de poder, de conciencia y sexuales que podrían (Dios no lo permita) haber sido cometidos al interior de la Iglesia, ha sido desestimada por la Sra. Fiscal de la Fiscalía Regional de la 2ª. Circunscripción del Ministerio Público de la Acusación, Dra. Juliana González.

En razón de que tal decisión, objeto de la denuncia, no configura la comisión de ilícito penal alguno, no interfiriendo con la competencia del Estado, sino coexistiendo simultáneamente con ésta, complementándose y apoyándose recíprocamente.

Éste es el momento de expresar la más sentida gratitud a los sacerdotes, a los religiosos y a fieles laicos que nos han acompañado con sus oraciones, como así también a miembros de otras denominaciones religiosas, centros de estudios, profesionales del derecho, organismos, instituciones y movimientos, tanto de la Iglesia como de la sociedad civil que hicieron llegar sus muestras de afecto, cercanía y solidaridad.

Quiera Dios que abandonando toda manifestación que exprese y fomente el odio religioso o cualquier forma de él, podamos los argentinos afianzar una cultura del encuentro, tanto más necesaria en esta hora de la Patria y del mundo. Que nos ayude la intercesión de Nuestra Señora del Rosario.+