Viernes 30 de julio de 2021

El arzobispado de Barcelona desmiente el cierre de parroquias

  • 18 de mayo, 2021
  • Barcelona (España) (AICA)
En un comunicado aclaran que impulsaron un proceso de reestructuración en el que plantean crear 'comunidades parroquiales'
Doná a AICA.org

El primer borrador del proceso de reestructuración que lleva adelante el arzobispado de Barcelona (España), plantea crear ‘comunidades parroquiales’, lo que implicaría aglutinar en 48 las 208 parroquias con las que cuenta la arquidiócesis catalana. Sin embargo, el arzobispado aclaró que ello no implica el cierre de 160 templos, como afirmaron algunos medios de comunicación en las últimas horas.

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, encomendó a una comisión mixta, que redactara un documento de trabajo de reestructuración y remodelación parroquial diocesana. Al cabo de un año y medio de trabajos se presentó una propuesta, a fin de que sea estudiada a fondo por todos los niveles diocesanos: Consejo Episcopal (obispos y vicarios episcopales), arciprestazgos, consejos del presbiterio y pastoral diocesanos, las parroquias y sus consejos. La amplia consulta cambiará, matizará el documento «borrador» y al final del largo proceso el arzobispo y su Consejo decidirán qué hacer y en qué cadencia, explica el arzobispado en un comunicado. 

“Es completamente falso que la propuesta proponga el cierre de 160 de las 208 parroquias del arzobispado y la conservación de solo 48 parroquias, con lo que se cercenaría drásticamente la presencia evangelizadora y social. La reducción de párrocos no significa la reducción de templos. Lo que se pretende es precisamente reforzar la presencia pastoral, adaptándola a las necesidades actuales y futuras, tal como se hizo en otras diócesis como la de Milán, con buenos resultados”.

Por ello, continúa el comunicado, “la propuesta en Barcelona sugiere agrupar todas las parroquias de la diócesis en 48 Comunidades pastorales de entre 3 y 6 parroquias alrededor de una parroquia central de un barrio o comarca, con el fin de facilitar una mejor coordinación, una adecuada especialización (jóvenes, acogida, formación, etc.). 

Se pretende también reforzar el trabajo en común y la sinodalidad de sacerdotes, laicos, religiosos y diáconos. Hoy se hace más difícil que todas las parroquias puedan ofrecer todos los servicios, con perjuicio de la evangelización y las prestaciones actuales. La propuesta recogida por el documento no descarta que se puedan suprimir algunos centros de culto, que no superaría los diez templos”.

Además, recuerdan que “la mayoría de las diócesis españolas están experimentando el mismo proceso de secularización, lo que fuerza que los párrocos atiendan diversas parroquias simultáneamente”.

Asimismo, la diócesis que dirige el cardenal Omella manifestó que, si bien “la tasa de contribuyentes que marcan la X en la declaración de la renta es baja en Cataluña, en Barcelona la cantidad aportada es la segunda después de Madrid”. 

También aclaró que el arzobispado de Barcelona “mantiene desde hace muchos años un claro equilibrio económico, tal como consta en las auditorías anuales y en las cuentas diocesanas, y que ahora permite afrontar la crisis económica provocada por la actual pandemia”.+