Sábado 29 de enero de 2022

"Dios nos llama a una profunda renovación", dijo Mons. Jofré al iniciar el Sínodo

  • 5 de noviembre, 2021
  • Villa María (Córdoba) (AICA)
Con una Jornada de Oración y Reflexión, la comunidad de Villa María inició la etapa diocesana del Sínodo convocado por el papa Francisco. Participó el obispo junto con sacerdotes, religiosas y laicos.
Doná a AICA.org

En el marco del inicio de la etapa presinodal convocada por el  papa Francisco, fieles de toda la diócesis de Villa María participaron de una jornada de Oración y Reflexión acompañados por el obispo, monseñor Samuel Jofré Giraudo, sacerdotes y religiosas.

La Jornada tuvo lugar en el Instituto San Antonio y culminó con la celebración de la Eucaristía en la catedral santuario Inmaculada Concepción.

El Sínodo, que significa “caminar juntos”, refiere al ejercicio que hace la Iglesia para llevar el Evangelio a todos. Caminar es sinónimo de peregrinar. Esta instancia puede realizarse desde diferentes niveles institucionales, ya sea diocesanos, regionales, nacionales o como en este caso, a toda la Iglesia Universal.

En este sentido, el Santo Padre convocó un sínodo de obispos para el año 2023 que comenzó a trabajarse en todo el mundo a partir del domingo 24 de octubre. Esta asamblea cuenta con la peculiaridad que el Papa ha querido profundizar el método de escucha a todos los bautizados, alejados de Iglesia entre otros, teniendo en cuenta lo que el espíritu de Dios inspira a cada uno.

El obispo de Villa María expresó en la apertura presinodal que “Dios nos llama a una profunda renovación" y remarcó “que somos todos corresponsables, cada uno según su función. Somos un cuerpo y cada uno tiene su lugar y su tarea, nadie está excluido.”

Desde este lugar se deberá reflexionar que “la sinodalidad viene a ser una nota característica de la Iglesia de siempre, pero que queremos profundizar y acentuar en nuestra época, nos parece que Dios nos pide que la intensifiquemos.”

Conclusiones de la Asamblea Diocesana
Previo a la propuesta del papa Francisco, desde la diócesis se convocó a una asamblea diocesana, iniciada el 20 de junio, para trabajar en torno a un documento que permitiese escuchar y renovar la tarea evangelizadora en sus comunidades.

El obispo manifestó en la jornada la necesidad de convocar “una asamblea diocesana para hablar sobre la nueva evangelización, la necesidad de recuperar el ímpetu misionero de la Iglesia en salida". Y recordó que "poco después nos vino la propuesta de una asamblea eclesial latinoamericana, que se venía gestando hace un tiempo, y ahora la decisión de un sínodo sobre la sinodalidad: la comunión, la participación y la misión.”

Como resultado de las consultas propuestas en un documento que ofrecía el abordaje de siete categorías, el equipo coordinador, compuesto por sacerdotes y laicos, tuvo la tarea y servicio de leer, organizar y sistematizar mediante un informe final, más de cincuenta trabajos que correspondieron parroquias, capillas, movimientos o asociaciones diocesanas y de particulares o de pequeños grupos.

Los documentos recibidos son frutos de un proceso de escucha que movilizó a agentes pastorales. A partir de esta primera instancia, parroquias, capillas y movimientos diocesanos generaron espacios “sinodales” de escucha y discernimiento.+

» Texto completo de las palabras de Mons. Jofré Giraudo