Martes 29 de noviembre de 2022

Cuatro jóvenes de Buenos Aires fueron ordenados sacerdotes

  • 12 de noviembre, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
Los nuevos presbíteros Jesús Carides, Ignacio Leggieri, Gonzalo Mordeglia y Hugo Portillo recibieron la ordenación sacerdotal del cardenal Mario Poli durante una misa en la parroquia San Benito Abad.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, ordernó sacerdotes a los diáconos Jesús Carides, Ignacio Leggieri, Gonzalo Mordeglia y Hugo Portillo, durante una celebración eucarística el 12 de noviembre en la iglesia San Benito Abad, del barrio porteño de Belgrano.

La misa, en un templo colmado, fue concelebrada por los obispos auxiliares de Buenos Aires, moseñor Enrique Eguía Seguí, monseñor Juan Carlos Ares, monseñor Ernesto Giobando SJ, monseñor José María Baliña y monseñor Gustavo Oscar Carrara.

Los cuatro nuevos presbíteros se formaron durante 8 años en el Seminario Metropolitano de la Inmaculada Concepción y venían desarrollando su camino ministerial en diferentes parroquias y tareas pastorales.

Los jóvenes eligieron como lema de ordenación el pasaje evangélico de San Juan: "¿Me amas? Apacienta mis corderos".

En la homilía, el cardenal Poli les recordó a los nuevos sacerdotes que "presidir la Eucaristía es sumergirse en el horno ardiente del amor de Dios".

“San Pablo les pide a los filipenses que 'tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús'. Si esto es tan necesario para toda acción pastoral, cuánto más cuando presidan el culto eucarístico", puntualizó.

El purpurado porteño también les pidió que "recuerden que fueron elegidos de entre los hombres y puestos al servicio de los hombres en las cosas que se refieren a Dios, no buscando sus intereses sino los de Jesucristo, que siempre los va a acompañar".

En relación con el lema de ordenación elegido por los jóvenes, el cardenal Poli los exhortó a "anunciar a todos los hombres la Palabra de Dios que ustedes mismos han recibido con alegría. Mediten la ley del Señor, crean lo que leen, enseñen lo que creen y practiquen lo que enseñan".

"Tengan siempre presente el ejemplo del Buen Pastor que no vino a ser servido sino a servir y a buscar y salvar lo que estaba perdido. 'Convertidos en instrumentos para que arda en la tierra el fuego de su amor', confíen en quien los llamó y los envía; gasten todas sus energías juveniles 'para que toda lengua proclame para gloria de Dios Padre: 'Jesucristo es el Señor'".

Más información en www.encamino.org.ar .+