Lunes 27 de junio de 2022

Cruz del Eje celebró la 24° asamblea pastoral diocesana

  • 25 de abril, 2022
  • Cruz del Eje (Córdoba) (AICA)
Más de 400 personas se congregaron el sábado 23 de abril en Villa Cura Brochero para participar de la 24° Asamblea Pastoral diocesana de Cruz del Eje.
Doná a AICA.org

Con la presencia de más de 400 personas, el sábado 24 de abril se llevó a cabo en Villa Cura Brochero la Asamblea Pastoral Diocesana.

En el inicio de la jornada se dio la bienvenida a los representantes de las 20 parroquias de la diócesis, con cantos de animación en un clima festivo y alegre. Movimientos parroquiales, de vida consagrada, diáconos permanentes, sacerdotes, religiosos y cientos de agentes de pastoral se congregaron en el lugar.

Luego llegó el momento de la oración: el cirio pascual, representando la luz de Cristo resucitado, entró en procesión junto con la Palabra de Dios. En silencio y con espíritu orante los participantes se dispusieron a la escucha de la Palabra.

El Equipo de Animación Pastoral (EDAP) explicó luego el recorrido trabajado desde la última asamblea diocesana, realizada en 2018, hasta hoy. Paso por paso, se fue detallando el camino pastoral que viene haciendo la diócesis de Cruz del Eje hasta llegar a la conformación del nuevo lema: “Con el gusto espiritual de ser Pueblo, compartamos la alegría del Evangelio”.

Luego de las pautas se dio inicio a la primera actividad: divididos en grupos parroquiales, cada equipo eligió cinco de las doce líneas de acción que propone el EDAP para trabajar en el año 2022. A continuación, se realizó la votación para elegir las cinco líneas de acción por las cuales caminará la diócesis en cada comunidad.

Más tarde llegó el momento de escuchar la voz del obispo diocesano, monseñor Ricardo Araya, que en primer lugar agradeció la presencia de los agentes de pastoral, y con un emotivo saludo recordó a los que ya no están porque fallecieron en los últimos años de pandemia.

Luego el obispo resaltó que la diócesis de Cruz del Eje “hace tiempo camina sinodalmente”. Pero que necesita continuar caminando juntos para llegar lejos. Citando al papa Francisco, sostuvo que: “Solos llegamos rápido, pero juntos llegamos lejos”.

Siguiendo las líneas de la exhortación apostólica Evangelii gaudium, monseñor Araya explicó que la Iglesia diocesana tiene cara y rostro local: “Esa Iglesia con rostro local es la que se encarna en los pueblos; en el modo de vivir, en la pluralidad de personas unidas ¡eso es Pueblo! Unidos en las diferencias”.  

Contemplando el rostro de la Iglesia local, el obispo animó a imaginarse cuál es el rostro de la Iglesia diocesana hoy: “Los enfermos, ancianos y alejados, pero también aparecen nuevos rostros: pensemos en los docentes, en los muchos docentes que tenemos en la diócesis, en los muchos policías, en el pueblo gaucho que asiste a las fiestas patronales, en los presos (destacando que tienen la segunda cárcel más importante de la provincia), en los hippies, que estos rostros sean iluminados por el rostro de Brochero”, anheló.

Al finalizar las palabras del obispo, se llevó a cabo el almuerzo fraterno por comunidades. Por la tarde llegó el momento de trabajar por áreas y zonas pastorales, actividad en la que cada grupo puso en concreto cómo llevar adelante las cinco líneas de acción que salieron elegidas en la mañana.

Al finalizar la actividad, se celebró la Eucaristía en el mismo salón parroquial, que estuvo presidida por monseñor Ricardo Araya. Durante la celebración de la misa, varios sacerdotes ofrecieron el sacramento de la Reconciliación. Concluida la ceremonia, monseñor Araya y los sacerdotes impusieron una medalla de la Virgen del Valle a cada una de las personas presentes con la intención de pedir a Nuestra Madre que nos acompañe a caminar juntos.+