Viernes 17 de septiembre de 2021

Conmovedor relato del sacerdote argentino, párroco de la única parroquia católica en Gaza

  • 21 de noviembre, 2012
  • Franja de Gaza
"El miedo, la inseguridad, la incertidumbre del mañana, provocan un estado de shock y de stress que cunde en la población de Gaza, y esto indistintamente afecta a cristianos y musulmanes", es parte del relato conmovedor que día a día hace el padre Jorge Hernández, sacerdote argentino del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), párroco de la Sagrada Familia, única parroquia católica en toda la Franja de Gaza que pertenece al Patriarcado Latino de Jerusalén. Esperanzados en una anunciada tregua que todavía sigue siendo objeto de negociaciones, siguen los intensos bombardeos y el temor de una incursión terrestre por parte del ejército de Israel "constituyen un entorno drástico y devastador", expresó.
Doná a AICA.org
"El miedo, la inseguridad, la incertidumbre del mañana, provocan un estado de shock y de stress que cunde en la población de Gaza, y esto indistintamente afecta a cristianos y musulmanes", es parte del relato conmovedor que día a día hace el padre Jorge Hernández, sacerdote argentino del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), párroco de la Sagrada Familia, única parroquia católica en toda la Franja de Gaza que pertenece al Patriarcado Latino de Jerusalén.

Esperanzados en una anunciada tregua que todavía sigue siendo objeto de negociaciones, siguen los intensos bombardeos y el temor de una incursión terrestre por parte del ejército de Israel "constituyen un entorno drástico y devastador", expresó.

"Mucho se habló el lunes (20 de noviembre) de una tregua, relata el padre Hernández, con ocasión de las tratativas y encuentros con distintas personalidades. Incluso, se anunció un cese del fuego a partir de las 21. Sin embargo, los intensos bombardeos se prolongaron durante la noche hasta cerca de las 2. Se oían los fuertes estruendos de misiles de los aviones F 16 y, si no nos equivocamos, se escuchaban también helicópteros Apache. Luego de un lapso temporal, las embestidas continuaron esta madrugada a partir de las 4.

El sacerdote añadió que aviones de la flota de Israel lanzaron panfletos en los que se ordenaba a la población de las localidades fronterizas de Gaza, tales como Shujaia, Shaikh Ajlin, Bet Lahia, Bet Hanun y Tel Alhawa, la evacuación inmediata de sus casas. El mensaje, escrito en lengua árabe y acompañado por un croquis de la región, decía así: "por su seguridad los emplazamos a evacuar inmediatamente sus casas y dirigirse hacia el centro de la ciudad".

Ante esta situación dice el padre Hernández "la gente empezó a movilizarse "hacia cualquier parte lejos de ese lugar", como afirmaron los damnificados. Se los vio pasar con mantas en las manos, algún bolso, algo de alimento, con sus niños aferrados a sus pechos, huyendo desesperadamente, porque saben lo que les espera. El punto es "dónde" refugiarse.

"La gente no sabe adónde ir. No hay un lugar determinado al refugio de la población civil. De ahí que no exista tampoco un ?refugio ideal?. Normalmente, las familias se reúnen en un solo lugar de la casa, o del edificio (en la planta baja) y están allí a oscuras, esperando que pase la embestida de los misiles para poder seguir respirando y agradecer el hecho de continuar con vida con un "¡bendito sea Dios!". Se dan ánimo, se abrazan entre sí, y eso es lo que consideran un "verdadero refugio": el hecho de tenerse unos a otros.

"Durante los bombardeos, los padres de los niños, les dicen que se trata de una puerta que se cerró, de algo que se cayó. También, les tapan los oídos para que no escuchen, pues el ruido de una explosión es tan terrible que puede causar serios daños en una persona". "Consideremos, agregó el sacerdote, lo que puede causar la explosión de un misil, cuya alteración sonora se estima entre 190 y 200 decibeles. Pensemos ahora, en la repercusión que esto puede tener en una persona, y más aún, en un niño. Cuanto más si es prolongado. ¡Verdaderamente terrible! Esto es lo que se vive hoy. ¡Que Dios nos libre de esta tragedia presente!".


La Parroquia Sagrada Familia
En abril de 2009 se realizó el traspaso formal de la parroquia Sagrada Familia, perteneciente al Patriarcado Latino de Jerusalén, a la cura pastoral de la Familia Religiosa nacida en la ciudad de San Rafael, Mendoza y el padre Jorge Hernández, asumió como párroco y se le unieron al tiempo otros sacerdotes y religiosas del IVE.

En toda la Franja de Gaza es la una única parroquia católica que cuenta con 205 fieles católicos. Además, viven otros 3.000 cristianos, en su gran mayoría griegos ortodoxos. El resto de la población es musulmana: 1.500.000.

La presencia aquí del IVE había comenzado tres años antes, como vicarios parroquiales extraordinarios que asistían a la parroquia regularmente desde Beit Jala, yendo una vez por mes varios días a fin de realizar algunas obras para aliviar el trabajo del hasta ahora párroco, padre Manuel Musallam. Así los padres del IVE pudieron predicar, visitar enfermos, y formar un grupo ecuménico de jóvenes, entre otras actividades.

El nombre de la parroquia se debe a que según la tradición Gaza era uno de los puntos por donde San José, la Virgen María y el Niño Jesús pasaron en su huída a Egipto.

El padre Hernández había señalado cuando asumió su cura pastoral que "la comunidad católica si bien es muy pequeña, es una gran misión. ¡Cuenta con el mismo número de fieles con los que contaba la ciudad de Ars a la llegada del Santo Cura Padre Vianney! Y de Ars comenzó la renovación de toda Francia y, en parte, de toda Europa".+