Miércoles 1 de febrero de 2023

Cohetes rusos golpean Lviv durante la reunión de la comunidad Taizé

  • 29 de diciembre, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
"El encuentro de jóvenes continúa", afirmó el párroco de San Juan Pablo II, en Lviv, donde se está realizando la "reunión gemela" Encuentro Europeo de Jóvenes en Rostock.
Doná a AICA.org

El Encuentro de Jóvenes de Taizé, que se está realizando en la parroquia San Juan Pablo II de Lviv (Ucrania) en paralelo al Encuentro de Jóvenes Europeos en Rostock (Alemania) se vio sorprendido, durante la oración de la mañana del miércoles 28 de diciembre, por el impacto de varios cohetes rusos sobre la ciudad ucraniana. 

“Se podían escuchar explosiones desde áreas remotas. No hay información sobre los detalles del ataque o las bajas. El encuentro de jóvenes continúa”, manifestó el padre Gregorz Draus, párroco de Lviv en declaraciones a la agencia católica polaca KAI.

El miércoles por la noche comenzó la reunión de los jóvenes europeos en Rostock y para los jóvenes que no podían llegar hasta Alemania a causa de la guerra, se acordó realizar una “reunión gemela” en la ciudad de Lviv.

“Algunos asistentes a la oración de la mañana llegaron tarde porque el transporte público había estado fuera de servicio durante algún tiempo. La alerta aérea ya fue levantada y la vida está volviendo a la normalidad, si así se puede llamar a la guerra cotidiana, una realidad llena de miedo”, dijo el padre Draus.

El sacerdote explicó que después de una reunión en la parroquia San Juan Pablo II, los jóvenes se concentrarán en la iglesia de San Antonio para tener un momento de oración, confesión y diálogo.

Según lo informado por el padre Draus, a pesar de la alarma de bomba, el obispo auxiliar de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana de Lviv, monseñor Edward Kawa, "distribuyó ayuda a los necesitados: alimentos, ropa y generadores. También trajo regalos para los participantes del Encuentro de los Jóvenes de la comunidad de Taizé, entre los que se encuentra un grupo de jóvenes gitanos, refugiados de las zonas ocupadas y de las localidades cercanas al frente".

Los jóvenes peregrinos se alojan generalmente en las casas de los feligreses. Algunos se fueron a vivir entre los refugiados, apoyando a los romaníes y a los niños que constituyen la mayoría de los feligreses de la parroquia de Lviv.+