Viernes 12 de agosto de 2022

Chubut: Piden no discriminar a un ciudadano coreano sometido a juicio

  • 2 de febrero, 2021
  • Puerto Madryn (Chubut) (AICA)
La Comisión Episcopal de la Pastoral de Migrantes e Itinerante reclamó que su paso por una instancia judicial "esté libre de 'peros'" y no sea víctima de "prejuicios y atropellos" por ser extranjero.
Doná a AICA.org

La Comisión Episcopal de la Pastoral de Migrantes e Itinerantes (CEMI) abogó para que “sea eliminado cualquier sesgo discriminatorio siempre latente al considerarle parte de una minoría invisible y víctima fácil de discriminación, prejuicios y atropellos” con motivo de una instancia de apelación prevista para hoy en el caso de un ciudadano coreano condenado en dos instancias por intento de homicidio contra su pareja en Chubut.

Doon Jin Hwang fue detenido en febrero de 2018 y condenado en primera instancia en octubre de 2019 tras ser imputado por intento de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido mediante violencia de género, condena que fue ratificada en 2020 por la Cámara en lo Criminal de Puerto Madryn, mientras que el defensor oficial había planteado en las dos instancia que fuese por lesiones leves.

“¿A quién tendremos delante en la audiencia del 2 de febrero? A un inmigrante, a un coreano, a un ciudadano, ¿a un hombre? Tendremos delante a Doon Jin Hwang, una persona con la misma dignidad que cualquier otra que en su día llegó a nuestro país con algunos sueños y deseando desde su ciudadanía aportar algo”, afirmó en un comunicado.

“No es un santo y hasta es posible que haya cometido algún delito, lo cual no da derecho a añadir ‘peros’ a su dignidad humana”, recordó, y agregó: “Pero es inmigrante, pero es un hombre violento, pero es coreano … conclusión: no es igual que nosotros”

La CEMI subrayó que “ser persona le hace beneficiario de todos los derechos humanos que en virtud de su dignidad humana, están protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos, sin discriminación, en condiciones de igualdad con los ciudadanos, independientemente de su situación administrativa o de su condición”.

“Pero…, a pesar del marco jurídico existente, él como muchos migrantes en todo el mundo probablemente sufra algún tipo de discriminación, si no de abuso”.

El comunicado, con el título "Dignidad humana sin ´peros': el caso de Doon Jin Hwang", lleva la firma de monseñor Juan Carlos Romanín SDB, obispo emérito de Río Gallegos e integrante de la CEMI.

Texto del comunicado
¿A quién tendremos delante en la Audiencia del día 2 de febrero? A un inmigrante, a un coreano, a un ciudadano, ¿a un hombre? Tendremos delante a Doon Jin Hwang, una persona con la misma dignidad que cualquier otra que en su día llegó a nuestro país con algunos sueños y deseando desde su ciudadanía aportar algo. No es un santo y hasta es posible que haya cometido algún delito, lo cual no da derecho a añadir “peros” a su dignidad humana. Pero es inmigrante, pero es un hombre violento, pero es coreano … conclusión: no es igual que nosotros.

Ser persona le hace beneficiario de todos los derechos humanos que en virtud de su dignidad humana, están protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos, sin discriminación, en condiciones de igualdad con los ciudadanos, independientemente de su situación administrativa o de su condición. Pero…, a pesar del marco jurídico existente, él como muchos migrantes en todo el mundo probablemente sufra algún tipo de discriminación, si no de abuso. 

Como nos recuerda el papa Francisco en tantos hoy que esta vez toca a Puerto Madryn, Trelew, provincia del  Chubut: “Hoy más que nunca es necesario reafirmar la centralidad de la persona humana, sin permitir que condiciones contingentes y accesorias, como también el necesario cumplimiento de requisitos burocráticos o administrativos, ofusquen la dignidad esencial.” (21 de febrero de 2017) y aún con más fuerza estar despiertos ante quienes “… explotan la situación de debilidad de los inmigrantes…de los que, al separarse de su propio contexto de origen, con frecuencia viven un desarraigo cultural y religioso” (Fratelli tutti, 38), que podría explicar -no justificar- comportamientos desordenados y hasta delictivos.

La invisibilidad del caso de Doon Jin Hwang nos hace caer en la cuenta que “nunca se dirá que no son humanos, pero, en la práctica, con las decisiones y el modo de tratarlos, se expresa que se los considera menos valiosos, menos importantes, menos humanos.” (FT 39) ¿Es Doon Jin Hwang menos valioso, menos importante…menos humano?

Pedimos que su paso por la justicia esté libre de “peros”, que los cargos que se le imputan correspondan exactamente a sus actos y que sea eliminado cualquier sesgo discriminatorio siempre latente al considerarle parte de una minoría invisible y víctima fácil de discriminación, prejuicios y atropellos.  También nos lo señala el Papa, catalogar personas con la palabra minorías, “trae consigo las semillas de sentirse aislado e inferior; prepara el terreno para la hostilidad y la discordia y quita los logros y los derechos religiosos y civiles de algunos ciudadanos discriminados”. (FT 131)

En nombre del presidente de la Comisión Episcopal de Migrantes e Itinerantes, monseñor Hugo Salaberry SJ y como miembro de dicha Comisión firmo este Comunicado.

Mayor información: www.cemi.org.ar.+