Lunes 24 de enero de 2022

Chipre espera con entusiasmo la visita del Papa

  • 26 de noviembre, 2021
  • Nicosia (Chipre) (AICA)
"Estamos muy emocionados, esperando este acontecimiento histórico", afirmó el sacerdote maronita Ibrahim Khita de la iglesia St. Charbel en Limassol, la segunda ciudad más grande de Chipre.
Doná a AICA.org

La visita del papa Francisco a Chipre del 2 al 4 de diciembre está generando un ola de entusiasmo y emoción entre la población, aseguró el sacerdote maronita Ibrahim Khita de la iglesia St. Charbel en Limassol, quien destacó que “lo más importante es que estamos preparando una atmósfera espiritual y religiosa para recibir al Santo Padre”.

Su parroquia consta de aproximadamente 1.800 familias, divididas entre maronitas chipriotas y maronitas libaneses, la mayoría de las cuales emigraron a Chipre durante la guerra civil del Líbano de 1975-1990.

El padre Khita está a cargo del comité litúrgico de la misa que el papa Francisco celebrará en el Estadio de Nicosia el próximo 3 de diciembre.

"Estamos trabajando duro, día y noche, para tener todo listo" contó el sacerdote a Catholic News Service (CNS) y detalló que para la preparación de la misa se formaron “comités y subcomités, equipos de voluntarios, en total, más de 200 personas, la mitad son adultos jóvenes”.

Habrá un coro combinado de unas 110 personas de todas las parroquias católicas de Chipre: 10 maronitas y cuatro de rito latino, dijo el padre Khita.

Para estar espiritualmente preparados, contó el padre Khita, las parroquias organizaron actividades, que incluyen oraciones y adoración eucarística.

El arzobispo maronita Selim Sfeir de Chipre preparó un folleto de oraciones y meditaciones, que se distribuyó a las parroquias. La comunidad católica latina está haciendo lo mismo, dijo el padre Khita.

"Esperamos que después de la visita del Papa, nos mantengamos en esta atmósfera de oración", anheló el sacerdote.

La visita de Francisco también está “creando una atmósfera positiva” entre la población de Chipre, católica y ortodoxa, dijo el padre Khita que describió la relación entre las dos iglesias como "bastante buena".

La eparquía maronita de Chipre también invitó a una delegación de 18 personas de Cáritas Líbano, incluido el presidente de la organización, el padre Michel Abboud, y 13 miembros de la Juventud de Cáritas.

El director de Cáritas, Peter Mahfouz, manifestó que los jóvenes están "super emocionados". Esperan encontrarse con el papa Francisco "cara a cara, en una pequeña reunión”.

“El Papa traerá un mensaje de paz para la región y los jóvenes -especialmente los del Líbano- realmente necesitan un mensaje de esperanza”, dijo Mahfouz, y señaló que“ un gran número ”de adultos jóvenes están abandonando el País de los Cedros asolado por la crisis para un futuro mejor en el extranjero.

"También esperamos que el papa Francisco visite el Líbano pronto", agregó. El Santo Padre expresó en varias ocasiones su deseo de visitar el país afectado por la crisis.

Refugiados de Chipre a Roma
Durante su visita oficial a Chipre, el papa Francisco quiere ofrecer asilo a los refugiados y llevarlos con él a Roma, según lo anunció la Deutsche Welle (DW) en un artículo publicado esta semana en el que dice que el pontífice debería repetir el mismo gesto que hizo en 2016 durante su visita a la isla griega de Lesbos cuando visitó el campo de Morìa y regresó a Roma con algunas familias de refugiados.

Según el DW, en vista de su visita a Chipre, el pontífice ya expresó a las autoridades chipriotas su deseo de ofrecer asilo a algunos refugiados y su intención habría sido discutida hace unos días entre las delegaciones de Chipre y el Vaticano en preparación de la visita. 

El Ministerio del Interior de Chipre ya tomó las medidas necesarias para completar los procedimientos para permitir que un cierto número de refugiados viaje con el Papa.

Además de ofrecer asilo a los refugiados, el Santo Padre ofrecerá un mensaje de solidaridad durante una oración ecuménica con migrantes que tendrá lugar en la tarde del 2 de diciembre en una iglesia católica en Nicosia. 

El DW destacó que los gestos de cercanía del Papa hacia los refugiados se producirán en un momento en que el gobierno chipriota anunció una serie de medidas para limitar el aumento de los flujos migratorios, incluida una solicitud a la Unión Europea de suspender el derecho de asilo . 

Desde finales de 2018, Chipre recibió más solicitantes de asilo per cápita que cualquier otro país de la Unión Europea, pero tardó en reaccionar ante la afluencia, dijo Elizabeth V. Kassinis, directora ejecutiva de Cáritas Chipre. “El noventa y nueve por ciento de nuestra población beneficiaria ahora son migrantes”.

Catholic Relief Services, la agencia de ayuda y desarrollo de los obispos de los Estados Unidos en el extranjero y socio de la red Cáritas, otorgó a Cáritas Chipre una subvención para ayudar a cuidar a los solicitantes de asilo, muchos de los cuales no tienen hogar, explicó Kassinis a la CNS.

Además de ser un país miembro de la UE geográficamente cercano al Líbano y a Turquía (estaciones de paso para migrantes), Chipre es visto como una puerta de entrada especialmente para los que vienen de Turquía porque no hay fronteras reales que cruzar.

Los migrantes y refugiados van en barco desde Turquía a lo que solo Turquía reconoce como la "República turca del norte de Chipre", el tercio noreste de la isla.

Chipre se dividió entre los grecochipriotas en el sur y los turcochipriotas en el norte desde 1974. Las tropas de la ONU continúan patrullando lo que Kassinis describió como una zona de amortiguación muy "porosa" entre las dos partes de la isla, desde el gobierno de Chipre no reconocen al Norte como un país separado pero no ejecuta controles fronterizos a lo largo de la zona de amortiguamiento.

La retórica "incendiaria" es cada vez más común, dijo Kassinis. Mucha gente cree que Turquía no solo está permitiendo que los migrantes crucen el mar, sino que también puede estar fomentando los cruces. "Usan términos como 'la tercera invasión' y hacen que parezca que se trata de un intento orquestado por Turquía para cambiar el carácter demográfico de Chipre", dijo.

Una gran parte de las visitas del papa Francisco a Chipre y Grecia serán reuniones con los jefes de la Iglesia Ortodoxa en ambos países, donde los católicos son una pequeña minoría. Sin embargo, en Chipre, los católicos maronitas y de rito latino son reconocidos en la constitución del país y son vistos como parte del tejido de una sociedad orgullosamente multicultural, dijo Kassinis.

Monseñor Brian Farrell, secretario del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, dijo que la cooperación católico-ortodoxa en Chipre es buena, tanto para ayudar a los pobres como para ayudarse mutuamente. De hecho, dijo, “en algunos casos, el sacerdote católico está autorizado a utilizar una iglesia ortodoxa para la celebración de los sacramentos”, algo que no es común en otros lugares.+