Viernes 1 de julio de 2022

Católicos y ortodoxos: comunión profunda y real, aunque todavía imperfecta

  • 30 de noviembre, 2012
  • Ciudad del Vaticano
En el ámbito del intercambio tradicional de delegaciones en las festividades de los respectivos patronos -los santos apóstoles Pedro y Pablo, el 29 de junio en Roma y San Andrés, el 30 de noviembre en Estambul- el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, encabezó este año la delegación de la Santa Sede que viajó a la capital turca para celebrar esa festividad con el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. El purpurado entregó a Bartolomé I un regalo y un mensaje del Santo Padre Benedicto XVI, que fue leído al final de la Liturgia Divina.
Doná a AICA.org
En el ámbito del intercambio tradicional de delegaciones en las festividades de los respectivos patronos -los santos apóstoles Pedro y Pablo, el 29 de junio en Roma y San Andrés, el 30 de noviembre en Estambul- el cardenal Kurt Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, encabezó este año la delegación de la Santa Sede que viajó a la capital turca para celebrar esa festividad con el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. El purpurado entregó a Bartolomé I un regalo y un mensaje del Santo Padre Benedicto XVI, que fue leído al final de la Liturgia Divina.

En su mensaje, el Papa recuerda que este intercambio anual de delegaciones "atestigua de forma concreta el lazo de proximidad fraternal que nos une. Es una comunión profunda y real, aunque todavía imperfecta, que no se funda en razones humanas de cortesía o de conveniencia, sino en la fe común en el Señor Jesucristo. Teniendo ese fundamento, tan sólido, podemos avanzar, juntos y con confianza, por el camino que lleva al restablecimiento de la plena comunión".

"En nuestros días, el reto más urgente, sobre el cual estamos perfectamente de acuerdo, es cómo hacer llegar el anuncio del amor misericordioso de Dios al hombre de nuestra época, tan a menudo distraído, y más o menos, incapaz de una reflexión profunda sobre el sentido mismo de su existencia, preso de proyectos y utopías que no pueden por menos que defraudarlo. La Iglesia no tiene otro mensaje que el "Evangelio de Dios" y ningún método más que el anuncio apostólico sostenido y garantizado por el testimonio de santidad de la vida de los pastores y del pueblo de Dios. El Señor Jesús nos ha dicho que "la mies es mucha" y no podemos aceptar que se pierda a causa de nuestras debilidades y divisiones", afirmó el Santo Padre en su mensaje.

La delegación de la Santa Sede, formada por el cardenal Koch, el obispo Brian Farrell, monseñor Andrea Palmieri y el nuncio apostólico en Turquía, arzobispo Antonio Lucibello, participó en la solemne Liturgia Divina presidida por el Patriarca de Constantinopla, Bartolomeo I en la iglesia patriarcal del Fanar. Seguidamente, tuvo lugar un encuentro con el Patriarca y con la comisión sinodal encargada de las relaciones con la Iglesia Católica.
El cardenal Koch ha entregado a Bartolomé I un regalo y un mensaje del Santo Padre Benedicto XVI y, posteriormente se encontró con los representantes de la comunidad católica local y con el comité ecuménico del vicariato apostólico de la Iglesia Católica en Estambul.+