Lunes 24 de junio de 2024

"Catalina camina con su pueblo en medio del dolor y la esperanza"

  • 27 de noviembre, 2018
  • Córdoba
Al celebrarse la novena por la memoria de la beata Catalina de María, monseñor Carlos José Ñáñez, arzobispo de Córdoba, dedicó una reflexión alusiva en acción de gracias por el primer año de la beatificación y para unirse en oración por la pronta canonización de la Madre Catalina. El arzobispo denominó a este tiempo como una "oportunidad de renovar nuestro compromiso de seguir sus huellas contando con su intercesión y su ayuda".
Doná a AICA.org
Al cumplirse el primer año de la beatificación de Catalina de María la comunidad de fieles rezó una novena en acción de gracias y pedido por su pronta canonización. Monseñor Carlos José Ñáñez, arzobispo de Córdoba denominó a este tiempo como una "oportunidad de renovar nuestro compromiso de seguir sus huellas contando con su intercesión y su ayuda".

Con el tema, "Catalina que camina con su pueblo en medio del dolor y la esperanza", y en contexto con el Evangelio de Emaús, el arzobispo dedicó una reflexión alusiva a Catalina como mujer, como consagrada, como fundadora y en su papel "creativo para amar".

Catalina, mujer y esposa, vivió en un tiempo donde en nuestra patria estaba comenzando la organización nacional con la Constitución de 1853. Pero ella "trató de acompañar el dolor de las personas que acudían a ella, trató de aliviar esos dolores y también trató de despertar la esperanza en esa gente que vivía en esas circunstancias realmente desafiantes", recordó monseñor Ñáñez.

Los momentos "dramáticos" que atravesó Catalina la llevaron "caminar junto al pueblo entre el dolor que buscaba aliviar y la esperanza que buscaba reavivar", insistió.



Como consagrada, "imaginó como ayudar especialmente a las mujeres a recuperar su dignidad, a aquellas que estaban excluidas y abandonadas, también mitigando dolores y reavivando la esperanza", aseguró el arzobispo. Y destacó la dedicación que le dio a la difusión de los ejercicios espirituales.

Poco después, Catalina fundó la Congregación de las Hermanas Esclavas, "en amistad y colaboración notable con el Cura Brochero", señaló. Ambos hicieron una "obra titánica, de gigantes, con un amor al Señor desbordante, que querían servir a sus hermanos mitigando dolores y despertando la esperanza", añadió.

La posterior fundación de una escuela en la zona de Traslasierra, en donde se enseñaba francés y música, un lugar donde no había oportunidades de este estilo, fue una obra heroica.

"Hoy Catalina nos invita a que tengamos una imaginación de la caridad y una creatividad para tratar de mitigar dolores y reavivar la esperanza", dijo monseñor Náñez al finalizar. Pidió al Señor que, por intercesión de la beata Catalina y el santo Cura Brochero, "nos alcance la gracia para ser sensibles al dolor de los demás y de ser instrumentos para que la esperanza brille en el corazón de cada uno", concluyó. +