Jueves 26 de mayo de 2022

Cáritas Ucrania instó a no olvidar el sufrimiento del pueblo ucranio

  • 24 de enero, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
Cáritas estuvo en la primera línea de la crisis del país que comenzó en 2014 y se cobró más de 14 000 vidas y obligó a 1,3 millones de personas a huir de sus hogares.
Doná a AICA.org

En los últimos meses, con la acumulación de tropas rusas en la frontera de Ucrania, la prensa estuvo informando sobre la amenaza inmediata de un posible ataque militar. “Todos hemos sido testigos de reuniones de alto nivel entre funcionarios en un intento de reducir la situación y volver a la senda de la diplomacia”, expresó Tetiana Stawnychy, presidenta de Caritas Ucrania y subrayó que “esperamos y rezamos de todo corazón para que estos esfuerzos tengan éxito”.

Cáritas recuerda que la amenaza actual de una intervención militar agravada por la pandemia y el estrés económico que la acompaña está agravando una situación ya difícil en el país. A menudo un conflicto olvidado, la guerra en el este de Ucrania continuó durante 8 años sin cesar; su realidad la viven a diario las personas de la región que enfrentan la pérdida de vidas, el trauma de la guerra y la destrucción de la infraestructura vital necesaria para las necesidades humanas básicas.

Caritas Ucrania, miembro de Caritas Internationalis, una confederación de 162 miembros presente en 200 países y territorios del mundo, estuvo en la primera línea de esta crisis para servir y ayudar a todos los que se ven afectados por las circunstancias de la guerra, que comenzó en 2014 y se cobró más de 14.000 vidas y obligó a 1,3 millones de personas a huir de sus hogares. Desde el principio, Caritas estuvo sobre el terreno dando testimonio del amor y la atención a quienes sufrían a causa del conflicto. 

“Recuerdo los primeros días de la crisis, con la gran cantidad de desplazados internos que inundaban nuestra ciudad; sabía que teníamos que ayudarlos. Con la comunidad de Caritas, desarrollamos las herramientas para hacerlo. Y muchos de los desplazados internos, una vez ayudados, se unieron a nuestras filas para ayudar a otros”, expresó el padre Andrii Bukhvak, director de Caritas Zaporizhzhia.

En el transcurso de estos ocho años, con la ayuda de los miembros de la confederación Caritas y otros donantes, Caritas Ucrania brindó apoyo a quienes llevan la carga de las consecuencias del conflicto, ayudándolos a vivir con dignidad. 

“Nuestros programas van desde alimentos y suministros de socorro inmediato a familias desplazadas hasta apoyo psicosocial y atención domiciliaria en áreas de difícil acceso, agua, apoyo a los medios de subsistencia y desarrollo comunitario. Mediante actividades comunitarias Caritas ayudó a las personas a organizarse y comenzar a normalizar la vida social”, agrega Stawnychy. Desde el comienzo de la crisis en 2014, Caritas Ucrania ayudó a unas 826.500 personas.

Hoy, Caritas está preocupada por el aumento del estrés causado por la situación actual y las consecuencias que tendría una escalada de violencia sobre el terreno en un país de 43 millones de habitantes. El potencial de una mayor pérdida de vidas; destrucción de viviendas, hospitales y escuelas; la privación de necesidades básicas como agua, calefacción y sistemas de comunicación, y la afluencia de millones de refugiados más es significativa.

Caritas Ucrania se está preparando para enfrentar todas las eventualidades y está desarrollando escenarios para brindar apoyo a quienes lo necesitan. 

“Hoy, continuamos con nuestros preparativos, haciendo uso de la experiencia adquirida en los últimos ocho años, ampliando la preparación a diferentes oficinas de campo en todo el territorio de Ucrania. La clave de nuestra preparación humanitaria es nuestro personal de los centros locales impulsado por la misión”, dijo Andrii Postnikov, Jefe de Programas Humanitarios de Caritas Ucrania.

“Hemos sido testigos de que, en medio de la destrucción, la expresión práctica de cuidado, amor y solidaridad de Caritas Ucrania tiene el poder de restaurar la dignidad humana y devolver la esperanza”, agregó Postinov. “Cada gesto de bondad y asistencia hace saber a otras personas que no están abandonadas. En este momento difícil, la gente de Ucrania necesita su solidaridad, apoyo y oraciones para saber que no están solos”.+