Martes 4 de octubre de 2022

Cáritas dominicana evalúa los daños causados por el huracán Fiona

  • 23 de septiembre, 2022
  • Santo Domingo (República Dominicana) (AICA)
Más de un millón de personas se quedaron sin electricidad y doscientas mil sin agua y miles de personas fueron evacuadas.
Doná a AICA.org

El huracán Fiona, que azotó el Caribe con lluvias torrenciales y vientos furiosos, causó daños catastróficos y al menos dos muertos en Puerto Rico el domingo 18 de septiembre, antes de golpear la costa de la República Dominicana dos días después, dejando fuera de servicio las centrales eléctricas de la isla. Más de un millón de personas se quedaron sin electricidad y doscientas mil sin agua. Deslizamientos de tierra, carreteras bloqueadas, árboles y líneas eléctricas caídos o dañados son parte de la destrucción.

El huracán, que golpeó sobre todo el este y el noreste de la República Dominicana, se ha cobrado hasta ahora una vida, una persona golpeada por un árbol arrancado por los fuertes vientos. 

Según un balance provisional de Cáritas local, 54 viviendas han resultado dañadas, 798 personas fueron reubicadas en zonas seguras, se habilitaron 38 albergues para acoger a 723 personas, cuatro aeropuertos internacionales están cerrados y la carretera Nagua-Sánchez está bloqueada por la caída de árboles. Se aplazó el inicio del curso escolar en las escuelas públicas y también se suspendió la enseñanza universitaria. 

Además, hay daños importantes en los sectores turístico y agrícola, que se evaluarán cuando las condiciones lo permitan. El nivel de daños es sin duda mucho más alto de lo que se ha informado hasta ahora y el registro de información continúa.

El papa Francisco, a través del secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, envió un telegrama de solidaridad a monseñor Rubén González, presidente de la Conferencia Episcopal de Puerto Rico, y a monseñor Freddy Bretón, presidente de la Conferencia Episcopal Dominicana, tras el paso del huracán.

“El Santo Padre, profundamente afligido al conocer las inclemencias naturales que azotaron la isla en las últimas horas por el huracán Fiona, eleva su ferviente oración al Padre clementísimo”, dice el telegrama. Que además afirma que el Papa se entristece por “la lamentable pérdida de vidas humanas, así como por los numerosos damnificados y los daños materiales” pidiendo “a toda la comunidad cristiana y a las personas de buena voluntad que se incremente la solidaridad para ayudar a los afectados por esta calamidad”.+