Domingo 24 de octubre de 2021

Cáritas asiste a los damnificados del terremoto de Turquía para afrontar el invierno

  • 18 de noviembre, 2020
  • Estambul (Turquía) (AICA)
El programa de Caritas Izmir ayudará a 2.500 personas a hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el terremoto y a afrontar el invierno que se aproxima rápidamente.
Doná a AICA.org

Caritas Turquía llama a contribuir a financiar un programa de emergencia de dos meses de duración, con el fin de facilitar ayuda rápida y eficaz a los damnificados por el terremoto de Izmir, en Turquía.

El programa de Caritas Izmir ayudará a 2.500 personas a hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el terremoto y a afrontar el invierno que se aproxima rápidamente. El programa de 52.000 euros ya ha recibido hasta ahora una financiación de 20.000 euros, lo que deja un déficit de sólo 32.000 euros.

El terremoto de magnitud 6,6 sacudió propio frente a la costa de Turquía, el pasado 30 de octubre, en el sur del mar Egeo. Según fuentes registradas, 114 personas murieron y otras 1035 resultaron heridas. El seísmo se sintió también en los países vecinos: Grecia, Bulgaria y Macedonia.

«A pesar de la crisis mundial, hemos sentido realmente la solidaridad de la población local de Izmir, que ha ofrecido generosamente ayuda concreta a los damnificados por el terremoto», afirma Nadir Nadhim, director de Caritas Turquía.

«Ahora necesitamos una cantidad relativamente pequeña de dinero para poder continuar nuestros programas y dar esperanza a los que intentan reconstruir sus vidas, mientras se está aproximando el invierno».

Caritas proporcionará artículos vitales que la población puede haber perdido durante el terremoto, como pañales y leche de fórmula para bebés, mantas, camas, ropa de invierno y electrodomésticos, para los que han sido reubicados temporalmente por el gobierno.

Como el clima es cada vez más frío, con la llegada del invierno, habrá una necesidad adicional de ropa de abrigo, mantas y calefactores. Caritas seguirá evaluando las necesidades para ayudar a los que viven en situaciones precarias, con el fin de asegurarse de que reciban asistencia a largo plazo.

Cientos de edificios fueron dañados o se derrumbaron como resultado del terremoto. Se estima que unas 15.000 personas están durmiendo en tiendas de campaña en parques, áreas de recreo, campus universitarios, estadios o en casas de parientes o amigos. Y se teme que más personas se quedarán sin hogar, ya que muchos edificios que registraron daños son ahora demasiado peligrosos para ser habitados y serán demolidos.

La población es reacia a alejarse de los alrededores sus casas dañadas, ya que quieren quedarse allí cerca de sus viviendas para proteger sus pertenencias. +