Lunes 18 de octubre de 2021

Caritas al G7: El alivio de la deuda es clave para la recuperación mundial del Covid

  • 11 de junio, 2021
  • Roma (Italia) (AICA)
Caritas Internationalis hace un llamamiento a los líderes del G7, que se reunirán el 11 de junio en Cornualles.
Doná a AICA.org

Es imposible “volver a construir mejor” sin cancelar la deuda de los países pobres y reinvertir esos fondos en la respuesta, la recuperación de la Covid-19 y la lucha contra la crisis climática, expresó Cáritas Internationalis en un llamamiento a los líderes del G7 que se reúnen en Cornualles, Inglaterra a partir de este viernes 11 de junio. 

“La Covid-19 puso bajo una lupa las injusticias sociales desenfrenadas del mundo actual”, afirma Aloysius John, secretario general de Cáritas Internationalis. “La única manera de reconstruir el futuro debe ser eliminando esas injusticias”.

Con su presencia en las comunidades de base de unos 200 países y territorios de todo el mundo, la Confederación Cáritas es testigo constante de las dramáticas consecuencias de la deuda, en la población de los países en desarrollo.

“En Zambia, por ejemplo, el 45% del presupuesto anual del Gobierno sirve para pagar la enorme deuda del país. ¿Cómo puede un país reconstruirse con semejante lastre? ¿Y cómo puede responder al Covid si los escasos recursos disponibles no pueden utilizarse para reforzar el sistema sanitario nacional -incluyendo a los proveedores de las organizaciones religiosas- que almacenarían y distribuirían las vacunas?”

Desde el comienzo de la pandemia, Cáritas Internationalis defendió continuamente a los países más pobres, exhortando a la comunidad internacional a comprometerse y financiar una recuperación justa para todos. 

“Los países del G7 deben liderar la respuesta y la recuperación de la COVID-19 para apoyar a los más afectados por la pandemia e impulsar una recuperación justa y ecológica. Y el primer paso es garantizar la cancelación de todos los pagos de la deuda, incluso a los acreedores privados. Esta es la forma más rápida de hacer llegar la financiación a donde más se necesita”, añade Aloysius John en el texto.

Se espera que sólo los gobiernos africanos paguen 23.400 millones de dólares en concepto de reembolso de la deuda a los acreedores privados, en 2021, lo que supone más de “tres veces el costo de la compra de vacunas para todo el continente”.

Caritas Internationalis exhorta a los países del G7 a que se comprometan a aportar nueva financiación para apoyar la respuesta al Covid-19, la recuperación y la crisis climática, centrándose en las comunidades más pobres y protegiendo nuestra casa común. 

La emisión de nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG) proporcionaría financiación directamente a los gobiernos del sur global para responder a las crisis actuales. 

Los nuevos DEG disponibles para las economías avanzadas deberían utilizarse para conceder subvenciones y afrontar los retos mundiales, como el fortalecimiento de los sistemas sanitarios, el acceso a las vacunas y la inversión en una recuperación justa y ecológica.

Por ello, Cáritas Internationalis exhorta a los líderes del G7:

1. Detener los pagos de la deuda a los acreedores privados. Además de sus llamamientos actuales para que los acreedores privados participen plenamente en el Marco Común del G20 para el Alivio de la Deuda, los gobiernos del G7 deben comprometerse a explorar opciones legislativas que empujen a los acreedores privados a participar en las iniciativas de alivio y reestructuración de la deuda.

2. Proporcionar nueva financiación para la respuesta a la Covid, la recuperación y la crisis climática. Compromiso de los gobiernos del G7 de movilizar la financiación para responder a las necesidades inmediatas de la respuesta a la pandemia (reforzar los sistemas sanitarios, las redes de seguridad social, el acceso a las vacunas) y apoyar una recuperación justa y ecológica de forma que no se agudice la crisis de la deuda, en el sur global.

3. Nueva emisión de Derechos Especiales de Giro (DEG) para hacer frente a los problemas mundiales. Este momento de crisis requiere una respuesta innovadora y sin precedentes. Los países del G7 deberían explorar opciones para utilizar sus DEG para apoyar a los países del sur global, incluyendo a los países de renta media, de forma que no se incremente la deuda y la condicionalidad.

4. Demostrar que se toman en serio las conversaciones de la COP26 y la lucha contra la crisis climática, incluso comprometiéndose a poner fin a las subvenciones a los combustibles fósiles.+