Sábado 4 de febrero de 2023

Card. Sako: "Las Iglesias orientales necesitan un soplo de aire fresco"

  • 13 de enero, 2023
  • Bagdad (Irak) (AICA)
De cara a la próxima Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, el patriarca caldeo apeló a la unidad de las Iglesias para salvaguardar la presencia cristiana en Medio Oriente.
Doná a AICA.org

“Las Iglesias orientales necesitan un soplo de aire fresco”: el cardenal iraquí Louis Raphael Sako, patriarca de la Iglesia caldea, tituló así su apelación, emitida con vistas a la próxima Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, del 18 al 25 de enero. 

La declaración, difundida por los medios de comunicación del Patriarcado caldeo, contiene consideraciones sobre el presente y el futuro de las comunidades cristianas de Oriente Medio, y concluye con un enérgico llamamiento a encontrar urgentemente vías de unidad y comunión fraterna entre los cristianos de Medio Oriente, si se quiere garantizar realmente la continuidad de la presencia de las comunidades bautizadas en la zona del mundo donde Jesús nació, murió y resucitó.

"En esa región -reconoce el patriarca- las comunidades cristianas están fatalmente condicionadas por la sociedad en la que viven, la población es mayoritariamente musulmana y la legislación que regula la convivencia social parece estar fijada para siempre sobre la base de enseñanzas y normas religiosas, en una relación conflictiva con los fenómenos de la modernidad". 

El patriarca observa que los cristianos de Oriente Medio están condicionados por muchos factores, entre ellos la competencia y la diferencia entre distintas tradiciones eclesiales, y el solapamiento total entre la identidad étnico-nacional y pertenencia eclesial.

“En los últimos días, con motivo de Navidad y Año Nuevo”, admite el cardenal iraquí, “leí las cartas de algunos sacerdotes, escuché sus sermones, vi sus entrevistas televisivas, y encontré sus ideas anticuadas: lo que decían parecía no tener relación con la realidad actual”. Así, las palabras de tantos sermones e intervenciones eclesiásticas “no tocan los sentimientos de los destinatarios, ni alimentan su esperanza, ni dan consuelo y refrigerio”. Y si la situación continúa a este ritmo, “las generaciones futuras se quedarán sin fe”.

El patriarca caldeo lamenta “que las Iglesias católicas orientales no se hayan beneficiado mucho de los trabajos del Concilio Ecuménico Vaticano II (1962-1965) ni del Sínodo para Oriente de 2010”. Y ante las urgencias del presente, “hay que dar prioridad a la cuestión de la unidad, sobre todo porque nos convertimos en minoría en nuestros países”. 

“Nuestra fuerza -continuó explicando el primado de la Iglesia caldea- está en nuestra armoniosa unidad, garantía de nuestra supervivencia y de nuestra continuidad en la transmisión de nuestro mensaje”.

“La unidad de los bautizados-aclaró- no significa mortificar o borrar la riqueza de las distintas tradiciones teológicas, litúrgicas y espirituales de las diversas comunidades eclesiales. La auténtica comunión consiste en aceptar las diferencias y respetarlas, mediante la humildad mutua y el encuentro fraterno. La propia firma de las declaraciones cristológicas comunes, suscritas por la mayoría de los jefes de las Iglesias orientales, no pueden ser tachadas de meros ‘gestos de cortesía’. El compartir declaradamente la misma fe en Cristo debe inspirar caminos de unidad y ayudar a superar divisiones y desconfianzas”.

“Cuando Constantinopla estaba sitiada -recordó incisivamente el patriarca- “¡los teólogos bizantinos discutían sobre el sexo de los ángeles!”. En la actualidad, los cristianos están llamados a ejercer la vigilancia en tierras marcadas por conflictos, discriminación y violencia que alimentan éxodos y migraciones”. 

Y subrayó: “En particular, los líderes de la Iglesia deben superar las diferencias no esenciales, el fanatismo y el miedo, para salvaguardar la presencia cristiana en Oriente Medio”. Para que no se extinga una historia plagada del testimonio de multitudes de mártires, verdadero tesoro de las Iglesias que “llevan en sus cuerpos el dolor de Cristo”.+