Martes 26 de octubre de 2021

Brasil celebra los 90 años del Cristo Redentor

  • 12 de octubre, 2021
  • Río de Janeiro (Brasil) (AICA)
El arzobispo de Río de Janeiro, Card. Orani Tempesta, celebra una misa en la catedral y el Papa otorgó indulgencia plenaria a los peregrinos al santuario.
Doná a AICA.org

Sobre la cima del cerro Corcovado el famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro, el Cristo gigante de brazos abiertos, imagen emblemática de América Latina, cumple este 12 de octubre, 90 años.

"Es una fecha importante, el Cristo es un monumento de Brasil, es señal de un Brasil católico, cada piedra colocada allí representa a los brasileños que tuvieron que unirse para construir cosas bonitas", declaró el arzobispo de Río de Janeiro, cardenal Orani Tempesta.

El arzobispo celebró esta mañana -fiesta que coincide además con la patrona de Brasil, Nuestra Señora de Aparecida-, una misa en la catedral metropolitana después que la lluvia obligó a suspender la ceremonia prevista inicialmente en el altar ubicado a los pies del Cristo de 38 metros de altura.

El alcalde carioca, Eduardo Paes, y el gobernador del estado de Río de Janeiro, Claudio Castro, participaron de la celebración eucarística que fue concelebrada por el padre Omar, rector del Santuario del Cristo.

Al finalizar la misa se anunció una indulgencia plenaria otorgada por el papa Francisco a todos los peregrinos del santuario Cristo Redentor que hayan seguido las pautas para obtenerla. Esto estará vigente hasta el 12 de octubre de 2022.

Entre las celebraciones previstas, se lanzó una medalla conmemorativa, además de sellos postales. 

“Queremos ser una extensión de los brazos de Cristo Redentor que acoge a todos sin distinción. A lo largo de sus casi 90 años, el Cristo Redentor siempre se destacó en la escena nacional e internacional como puerta de entrada al turismo brasileño, el monumento más grande del art decó del mundo y santuario católico, un lugar sagrado que recibe peregrinos de todo el mundo”, expresaba en la previa al gran aniversario el padre Omar, tal cual reproduce la propia web del santuario.

“Desde su construcción, ha sido el símbolo nacional de Fe y Esperanza. Ha llegado el momento de celebrar todo lo que Él representa para el pueblo brasileño y el mundo entero. Por eso vamos a hacer una gran fiesta, con actividades religiosas, sostenibles y culturales”, prosiguió.

También se indicó que la gran celebración por el aniversario del santuario del Cristo Redentor se realizará hasta el 16 de octubre en la catedral metropolitana de San Sebastián en Río de Janeiro. 

El Cristo que abraza a Brasil y a América Latina
Según los historiadores, el sacerdote Pedro María Boss sugirió en 1859 que se construyera una imagen religiosa en la cúpula del mirador.

Tal idea se materializó a partir de 1912, cuando el cardenal Joaquim Arcoverde insistió en edificar un Cristo para mostrar que la fe católica estaba presente en el pueblo brasileño. Las obras comenzaron en 1926 y el Chapéu do Sol se retiró en 1942.

Hecho de hormigón armado y la llamada piedra de jabón, el monumento fue diseñado por el ingeniero brasileño Heitor da Silva Costa y construido junto con el escultor galo Paul Landowski y el técnico compatriota Albert Caquot, entre 1922 y 1931 en Francia.

Con sus 30 metros de altura, sin contar los ocho del pedestal, sus brazos tienen 28 metros de ancho y la representación pesa 1.145 toneladas. Figura como la tercera escultura de Cristo más grande del mundo, detrás del Swiebodzi, en Polonia, y el boliviano de la Concordia.

En 2007 el Cristo Redentor fue elegido oficialmente como una de las siete maravillas del mundo moderno y cinco años más tarde la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) lo consideró parte del paisaje de Río, incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad.

El monumento celebra su nonagésimo cumpleaños con cara nueva, gracias a las refacciones realizadas en el último año por un grupo de 40 arquitectos, ingenieros, técnicos y alpinistas.

La arquitecta Cristina Ventura, que encabezó el equipo de refección dice que con el "Cristo ocurre como con nosotros, a los 90 años hay que reajustar algunas cosas".

El símbolo de Rio de Janeiro fue visitado por 2,4 millones de personas en 2019, antes de la pandemia y cada año es efectado en promedio por seis rayos.

"En la restauración del Cristo aumentamos el tamaño del SPDA (Servicio de Protección contra Descargas Atmosféricas), hicimos la restauración en la cabeza, la espalda, en los laterales y los brazos", explicó el alpinista Marcos Sidnei.+