Sábado 22 de enero de 2022

Bajo la lluvia, los fieles de Laferrere llegaron a Uribelarrea para honrar a la Virgen

  • 7 de diciembre, 2021
  • Gregorio de Laferrere (Buenos Aires) (AICA)
La comunidad de Gregorio de Laferrere peregrinó este fin de semana al santuario de Nuestra Señora de Luján, en Uribelarrea. Bajo la lluvia, los fieles vivieron una gran fiesta de la fe.
Doná a AICA.org

Los fieles de la diócesis de Gregorio de Laferrere participaron una vez más de la Peregrinación al santuario de Nuestra Señora de Luján, en Uribelarrea. 

Se trata de la 9a peregrinación, que partió en la tarde del sábado 4 de diciembre desde la catedral Cristo Rey y recorrió 60 kilómetros. En distintas paradas, se fueron sumando cada vez más peregrinos. Participaron alrededor de 400 fieles y más de 200 servidores, 15 vehículos de apoyo y siete micros trasladaron a los fieles de regreso. 

Pese a la persistente lluvia durante gran parte de la noche y la madrugada, el entusiasmo de los caminantes y la atención de los servidores no disminuyó. Nada detuvo a los peregrinos que cantaban y rezaban motivados por los animadores de la carroza que transportaba la imagen peregrina de Nuestra Señora de Luján.

La carroza fue acondicionada  por un equipo de voluntarias que bordaron, cosieron y pusieron reluciente la imagen de la Madre que desde hace dos años acompaña cada peregrinación, una imagen de casi dos metros de alto que durante seis meses previos estuvo visitando los distintos puntos de la diócesis para invitar y recoger intenciones para llevar al Santuario. El camión que transportaba a María fue decorado por la comunidad de San Carlos Borromeo, de Isidro Casanova.

A lo largo de la ruta, la peregrinación aportó su mensaje evangelizador con el lema “Madre, ayúdanos a seguir”. Cada comunidad recibió bolsones con alimentos, algo para beber y mucho cariño a la columna de peregrinos. Lo mismo hicieron varias familias que se acercaban a lo largo del camino para dejar su intención a la Virgen, también a saludar y alentar a los peregrinos. 

La llegada a Uribelarrea fue una fiesta bajo la lluvia. Allí aguardaban los miembros de la comunidad del santuario, fieles que llegaron en auto desde toda la diócesis,  junto con el obispo, monseñor Jorge Torres Carbonell, y el párroco Ulises Nicolea, quienes celebraron la misa acompañados por el diácono Abraham Pedrozo.  

En la homilía, monseñor Torres Carbonell afirmó: “El signo de salir con la Virgen es el ADN de nuestro pueblo. Por eso es tan lindo ir por la calle con la Virgen, porque enseguida se la reconoce.  Enseguida el pueblo tiene sintonía con la Madre".

La celebración culminó con una canción compuesta especialmente para la Virgen de Luján por Jorge Rojas. 

La comunidad diocesana agradeció a quienes hicieron posible una nueva peregrinación, en especial a la Municipalidad de La Matanza y a la Municipalidad de Cañuelas, que garantizaron policía y ambulancia para la seguridad de los peregrinos, y micros para el retorno a sus hogares desde el santuario. A Bassani, que cada año colabora con los baños químicos, a los Scouts que asistieron junto a voluntarios de distintos movimientos diocesanos a lo largo de la ruta. 

También mencionaron especialmente a la diócesis de San Justo que se unió a la peregrinación con los distintos grupos de jóvenes que acompañan al presbítero Nicolás Angelotti, a la empresa de colectivos Expreso Liniers, que brindó dos unidades para el retorno de los peregrinos, y a los sacerdotes que acompañaron antes y durante la peregrinación.  

Finalmente, al equipo organizador que desde hace diez años prepara la peregrinación a Uribelarrea.+