Jueves 23 de septiembre de 2021

"Ayuda, luz y bendición", pidió la Iglesia porteña en la Misa por la Patria

  • 9 de julio, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Con motivo de conmemorarse el 205°Aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional, y el día de la Virgen de Itatí, se celebró la "Misa por la Patria" en la catedral primada de Buenos Aires.
Doná a AICA.org

Con una “Misa por la Patria”, presidida por el capellán general de la Policía Federal Argentina, presbítero Diego de Campos, se celebró en la catedral de Buenos Aires el 205 Aniversario de la Declaración de la Independencia Nacional.

La celebración contó con la presencia y participación del personal de la División Clero Policial de la Institución, en el año en que la Policía Federal Argentina celebra el Bicentenario de su creación, y su División Clero Policial el 75 Aniversario de su existencia.

En su homilía, el presbítero de Campos expresó “orgullo, emoción y alegría” en este 205° aniversario de la declaración de la Independencia, ocasión que consideró oportuna “para presentarle a Dios, como pueblo argentino, nuestra más profunda acción de gracias, como también las peticiones y súplicas por nuestras necesidades” y pedirle a Dios por nuestra Patria.

“Le agradecemos por nuestro suelo; por esta tierra tan preciosa, tan rica y extensa que con su infinita generosidad nos ha regalado… Le agradecemos por nuestro pasado; por todo lo que en su Providencia hemos recibido de una sociedad que un día, hace más de 200 años, se fue despertando y poniéndose bajo la luz y la guía del Evangelio, juró vivir con libertad y dignidad comprometiéndose a fundar un porvenir libre y próspero para las generaciones que vendrían... Le agradecemos por esos hombres y mujeres que han forjado nuestra historia; le agradecemos porque en Él y en su Palabra creyeron y confiaron los próceres que participaron del Congreso de Tucumán de 1816. Todos y cada uno de ellos, con espíritu religioso y con fervor cívico contribuyeron a cimentar la soberanía sobre la cual hoy se asienta la Argentina”. 

“Y esta es la razón por la cual, también, al conmemorar hoy los 205 años de aquel momento histórico, una vez más, los recordamos y los encomendamos a la Misericordia de Dios… Y también le agradecemos por todos los que hoy habitamos en este suelo; por todos los que compartimos nuestro presente y el deseo de un futuro mejor; le agradecemos por todos los que compartimos el deseo de un porvenir próspero, de un porvenir en paz, con más unidad, con más fraternidad, con más solidaridad con más respeto y con más amor… Y le agradecemos también por todos los que día a día, en cada rincón de la Patria, en sus distintas responsabilidades y tareas, asumen con firmeza y realizan con esfuerzo y desinterés la misión de continuar con aquel legado de 1816”.

Al mismo tiempo, pidió a Dios su ayuda, su luz y su bendición, “para poder superar todos los conflictos y los problemas que sufrimos como sociedad en el presente; y las necesitamos también y sobre todo por la incertidumbre y las dificultades que nos genera a todo nivel el estar sumergidos en esta pandemia que atravesamos”.

Finalmente, hizo mención de la Virgen de Itatí en su día, “esa advocación tan querida que desde el encuentro milagroso de su imagen a orillas del Río Paraná en el año 1650”, está “profundamente arraigada en la fe de los argentinos”.

“A Ella, nuestra madre celestial, la honramos con todo el corazón y nos ponemos confiadamente bajo su amparo y protección; a la santísima Virgen, Nuestra Señora de Itatí, encomendamos a todos los hombres y mujeres que con su trabajo y su actividad, con su mente y corazón, con sus manos y su esfuerzo contribuyen a la grandeza de la Patria y al bien de la sociedad. Y a ella le pedimos también su protección, para que al amparo de nuestra bandera celeste y blanca, los argentinos crezcamos como sociedad unidos por los caminos del amor y de la paz”.+