Lunes 6 de diciembre de 2021

Ataque a la catedral de Bambari dejó un saldo de 27 muertos

  • 11 de julio, 2014
  • Bambari (República Centroafricana) (AICA)
"¿Hasta cuándo dejaremos que las armas sigan matando y masacrando a personas inocentes que aspiran a la paz?", inquirió monseñor Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Banguí, al condenar el reciente ataque de ex rebeldes Séléka contra la catedral de Bambari, en República Centroafricana. Por su parte la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA) también condenó el asesinato de decenas de civiles refugiados durante el ataque, el 7 de julio, a la catedral de San José y a la residencia del obispo. Según informaciones disponibles, al menos 27 personas, entre ellas mujeres y niños, murieron durante el ataque. Se calcula que unos 6.000 refugiados se encontraban en la iglesia.
Doná a AICA.org
"¿Hasta cuándo dejaremos que las armas sigan matando y masacrando a personas inocentes que aspiran a la paz?", inquirió monseñor Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Banguí, al condenar el reciente ataque de ex rebeldes Séléka contra la catedral de Bambari, en República Centroafricana.

Por su parte la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA) también condenó el asesinato de decenas de civiles refugiados durante el ataque, el 7 de julio, a la catedral de San José y a la residencia del obispo.

Según informaciones disponibles, al menos 27 personas, entre ellas mujeres y niños, murieron durante el ataque. Se calcula que unos 6.000 refugiados se encontraban en la iglesia.

"Condeno este acto y pido a la comunidad internacional que se comprometa a acudir al rescate de la República Centroafricana", dijo monseñor Nzapalainga en Brazzaville, donde permanece para asistir a la 10º sesión plenaria de la Asociación de las Conferencias Episcopales de África Central (Acerac).

El martes 8 de julio, ex rebeldes Séléka, en su mayoría musulmanes, dispararon contra el complejo de la catedral, que incluye una escuela y el Palacio Episcopal en Bambari, a 400 kilómetros de Banguí.

Según el testimonio de un sacerdote, varias personas se refugiaron en el presbiterio, pero algunas fueron alcanzadas por disparos de armas de fuego, entre ellas mujeres y niños.

El país se vio sacudido por la violencia en los últimos meses en medio de los enfrentamientos entre la milicia Séléka y las milicias ´anti balaka´. Séléka, una coalición de rebeldes de mayoría musulmana del norte del país que se hizo con el poder tras un golpe de Estado en 2013, fue acusada de múltiples abusos de los Derechos Humanos, lo que llevó a parte de la población cristiana a crear las milicias ´anti balaka´ para combatir sus excesos.

Los combates también han dejado miles de muertos y más de medio millón de desplazados internos y aproximadamente unas 650.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares y huir hacia países vecinos como Camerún, Chad, República Democrática del Congo y República del Congo.

Altos funcionarios de Naciones Unidas alertaron sobre el "incremento alarmante" de la violencia en Bambari, donde se registraron varios ataques contra la población civil en los últimos días.

Desde diciembre de 2013 los enfrentamientos y actos de venganza entre musulmanes y cristianos llevaron a la República Centroafricana a un nivel de caos e inestabilidad muy difícil de revertir por las autoridades de transición, encabezadas por la ex alcaldesa Catherine Samba-Panza.+