Viernes 24 de mayo de 2024

Nueva etapa en la parroquia San Luis Gonzaga de Villa Elisa

  • 6 de marzo, 2023
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
El presbítero Marcelo Cerniato se hará a cargo de la parroquia que era gestionada por el Instituto "Miles Christi" y que fue devuelta a la arquidiócesis de La Plata.
Doná a AICA.org

El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, puso en posesión el sábado 4 de marzo al presbítero Marcelo Cerniato como nuevo párroco de San Luis Gonzaga de Villa Elisa (La Plata), templo que era gestionado por el Instituto “Miles Christi” y que fue devuelto a esa arquidiócesis. Concelebraron los obispos auxiliares, monseñor Alberto Germán Bochatey OSA y monseñor Jorge Esteban González, junto con sacerdotes del clero local.  

Monseñor Fernández expresó en la homilía algunas características de esta nueva etapa de la parroquia.

En primer lugar, señaló que “cuando uno dice ‘Iglesia’ esto estrictamente puede entenderse sólo de dos maneras: la Iglesia universal y la Iglesia local o particular que es la diócesis. En un sentido más figurado se habla de la familia como iglesia doméstica. La Iglesia local, que no es la parroquia o el movimiento, es la diócesis, conducida por un sucesor de los apóstoles”.

Y la Iglesia local, continuó, “no es menos Iglesia que la Iglesia universal. No, en una diócesis está plenamente la Iglesia. No es toda la Iglesia pero en ella, presidida por su obispo, se realiza plenamente la Iglesia católica. Una diócesis es plenamente la Iglesia católica”. 

“Cada diócesis es plenamente Iglesia porque tiene en ella todos los elementos de santificación que Jesús ha dado a su Iglesia: tiene un sucesor de los apóstoles presidiéndola, tiene la Eucaristía, la Palabra, todos los sacramentos, comunidades, vida religiosa, y en nuestra diócesis también vida monástica. Todo ello en comunión con el Santo Padre a través del obispo legítimamente designado”, subrayó.

En esa línea, monseñor Fernández explicó que “no ocurre esto mismo en una parroquia y menos en un grupo, que sólo tiene sentido si está integrado en una Iglesia diocesana y nunca como una diócesis paralela”.

Lo que expresa la Liturgia
El arzobispo dijo que “esta realidad de la Iglesia local se manifiesta ahora, en este lugar, porque está el obispo diocesano de La Plata, sucesor de los apóstoles que tiene a su cargo este territorio diocesano y responde por él al Santo Padre. Pero aquí también están los obispos auxiliares, un gran número del presbiterio, religiosas, religiosos, diáconos, laicos y laicas”.

En esta misa, afirmó, “está plenamente expresada la Iglesia”, y recordó que el Ceremonial de los Obispos “dice esto: ‘La principal manifestación de la Iglesia local tiene lugar cuando el obispo celebra la Eucaristía rodeado por su presbiterio y los ministros con plena y activa participación de todo el pueblo santo de Dios. Esa Misa manifiesta tanto la unidad de la Iglesia local como su diversidad alrededor del obispo y de la Eucaristía. Esto ocurre también en la visita pastoral del obispo diocesano a una parroquia’”.

“Que esto, que se expresa en esta misa, sea una realidad también en el corazón y en la vida de cada uno, para no contradecir con la realidad personal lo que se expresa en la Liturgia”, exclamó.

Luego, el prelado subrayó que “esta parroquia desde hoy tiene un nuevo párroco, que es la única autoridad, pero él está llamado a evangelizar a todo este barrio en Villa Elisa. Acercar a todos los que puedan estar alejados para que en la parroquia se exprese la misma diversidad que hay en la Iglesia universal, con todo tipo de carismas y ministerios diversos”.

“Y entre las orientaciones que da el actual Papa a toda la Iglesia, cada comunidad debe tener las puertas bien abiertas para que entren todos. Y todos significa todos: gays, transexuales, personas llenas de dudas de fe, parejas en segunda unión, personas que no están convencidas de todo lo que la Iglesia dice, incluso ex presidiarios que quizás hayan matado a alguien, adictos. La Iglesia no quiere ser una secta y por lo tanto tiene que tener un lugar para todos”, manifestó.

Además, expresó: “Cuando hablamos de una Iglesia sinodal estamos diciendo eso: una Iglesia donde todos pueden ser parte, e incluso colaborar a su manera e incluso opinar. Esa riqueza multiforme que incluya a todo este barrio es lo que espero de esta parroquia de la arquidiócesis”.

Nueva etapa
Monseñor Fernández señaló que “empezamos una nueva etapa y cada nueva etapa viene con Gracia, viene con dones divinos, sepamos abrirnos a las novedades del Espíritu Santo y dejémonos hablar por Él en esta etapa que comenzamos. Bienvenidos todos”.

En esa línea, además, dijo: “Que venga un sacerdote distinto a los que hubo durante 20 años no es la muerte, es un llamado del Espíritu a desarrollar otros aspectos de la vida comunitaria. Sin duda habrá cambios, pero siempre para crecer. Y que venga un cura diocesano no es una fatalidad. El cura de Ars era diocesano como el padre Cerniato y miren lo que hizo con la parroquia de Ars. El cura Brochero era diocesano y fue un modelo maravilloso de párroco”.

El arzobispo platense agradeció al párroco saliente, padre Juan Carlos Schaab, “que ha participado de nuestras reuniones de sacerdotes, y a todos los párrocos anteriores. Como ya expresé en una nota, cada uno dejó lo suyo, cada uno dejó algún aporte para enriquecer esta parroquia”.

Finalmente, pidió al Cura Brochero que interceda por el presbítero Cerniato, “un hombre noble, generoso, piadoso”. “Que el Señor los bendiga en la nueva etapa que les toque vivir y como hermanos que somos en Jesucristo, rezamos también por ustedes en esta misa”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía