Viernes 17 de septiembre de 2021

Asamblea de los Servicios Sacerdotales de Urgencia

  • 9 de noviembre, 2017
  • Florencio Varela (Buenos Aires)
La 35ª asamblea anual de la Federación de Servicios Sacerdotales Nocturnos y de Urgencia se realizará del 10 al 12 de noviembre en el Solaz de María, Nuevo Schoenstatt, Florencio Varela, con el lema "Tu fe te ha salvado". Serán días de reflexión y coordinación para mejorar la atención de enfermos.
Doná a AICA.org
Los Servicios Sacerdotales de Urgencia (SSU) del país se congregarán los días 10, 11 y 12 de noviembre para la asamblea anual en la que analizarán la actualidad y los desafíos del servicio que realizan.

Los SSU de la arquidiócesis de La Plata y de la diócesis de Lomas de Zamora fueron elegidos para organizar el encuentro, que se realizará en el Solaz de María, Nuevo Schoenstatt, Florencio Varela, con el lema "Tu fe te ha salvado".

El obispo auxiliar de La Plata y presidente de la Comisión Episcopal Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey OSA, disertará el sábado 11 a las 18.30. Al día siguiente, domingo 12, Día Nacional del Enfermo, el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Nicolás Baisi, presidirá la misa de clausura.

Durante el encuentro, se proyectará una película sobre la beata Sor María Ludovica, quien desarrolló una fecunda labor en el Hospital de Niños platense -que lleva su nombre- y, además, el grupo teatral La Anunciación presentará su obra "Hablaba en parábolas".

La tarea de los Servicios Sacerdotales de Urgencias
El SSU es una institución laica de la Iglesia, de orden diocesano, que se dedica a trasladar y acompañar al sacerdote cuando lleva auxilio espiritual a los enfermos en horarios nocturnos. Es de carácter gratuito y cumple una actividad ministerial, en cuanto colabora con el sacerdote.

Su momento es la noche, para permitir el descanso del resto del clero y asistir de forma eficiente al moribundo. Funciona desde las 21.30 hasta las 6 del día siguiente. Consta de una guardia compuesta por, al menos, dos laicos y un sacerdote, que actúan con conocimiento del obispo y administran el sacramento de la Unción de los Enfermos a quienes lo requieran.

La Unción de los Enfermos puede obtener al creyente el perdón de los pecados veniales y la remisión de las penas del Purgatorio, para facilitar la entrada al Cielo. Este efecto depende de la debida disposición que tenga el sujeto que lo recibe: se necesita un verdadero acto de contrición. Normalmente, se administra acompañado de la indulgencia plenaria, la cual perdona la pena temporal.