Martes 16 de agosto de 2022

Ángelus: El camino de la fe pasa por momentos de prueba

  • 29 de junio, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Palabras del papa Francisco en el Ángelus de este miércoles 29 de junio, Solemnidad de los santos Pedro y Pablo, patronos de Roma
Doná a AICA.org

En la solemnidad de los santos Pedro y Pablo, patronos de Roma, que la Iglesia celebra este 29 de junio, el papa Francisco habló en el Ángelus sobre las palabras que Pedro dirige a Jesús en su profesión de fe: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo".

Francisco afirma que “es una profesión de fe, que Pedro pronuncia no sobre la base de su entendimiento humano, sino porque Dios Padre se lo inspiró. Y que para que estas palabras entren profundamente en tu vida, primero hay un período de “aprendizaje” de la fe, que afectó a los apóstoles Pedro y Pablo, como nos sucede a cada uno de nosotros: “Creemos también que Jesús es el Mesías, el Hijo del Dios vivo, pero se necesita tiempo, paciencia y mucha humildad para que nuestra forma de pensar y actuar se adhiera plenamente al Evangelio”, explicó

El Papa señaló que Pedro pronto sintió esto porque después de que Jesús anunció que sufriría y sería condenado a muerte, Pedro rechaza esta perspectiva, que considera incompatible con el Mesías. Incluso se siente obligado a increpar al Maestro, quien a su vez le increpa: "¡Aléjate de mí, Satanás! ¡Tú me eres piedra de tropiezo, porque no piensas las cosas de Dios, sino de los hombres!".

“Pensemos, dijo el Papa: ¿a nosotros no nos pasa lo mismo? Repetimos el Credo, lo rezamos con fe; pero ante las duras pruebas de la vida, todo parece desfallecer. Nos inclinamos a protestar contra el Señor, diciéndole que no es justo, que debe haber otros caminos más rectos y menos fatigosos”.

“El apóstol Pablo -prosiguió Francisco- también pasó por una lenta maduración de la fe, experimentando momentos de incertidumbre y duda. La aparición del Resucitado en el camino de Damasco, que lo transformó de perseguidor en cristiano, debe verse como el comienzo de un camino en el que el Apóstol se enfrentó a crisis, fracasos y constantes tormentos”.

“El camino de la fe no es un paseo, ni para Pedro ni para Pablo, para ningún cristiano. Es exigente, a veces arduo: incluso Pablo, habiéndose hecho cristiano, tuvo que aprender poco a poco, especialmente en los momentos de prueba”.

Por último, el Papa pidió reflexionar sobre nuestro camino de fe: “cuando profeso mi fe en Jesucristo, el Hijo de Dios, ¿lo hago con la conciencia de que debo aprender siempre, o doy por sentado que tengo todo entendido?" 

Y concluyó con una frase del apóstol Pablo a Timoteo: “Él nos librará de toda obra mala y nos llevará seguros a su reino celestial (cf. 2 Tm 4,18). Que la Virgen María, Reina de los Apóstoles, nos enseñe a imitarlos, avanzando cada día por el camino de la fe”.+