Martes 28 de junio de 2022

Alarma el proyecto israelí para incorporar el Monte de los Olivos a un Parque Nacional

  • 22 de febrero, 2022
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
"El plan parece estar al servicio de una agenda ideológica que niega el estatus y los derechos de cristianos en Jerusalén", alertaron los líderes de la Iglesias presentes en Tierra Santa.
Doná a AICA.org

El Monte de los Olivos, en Jerusalén, está en el centro de un proyecto iniciado por las autoridades israelíes para ampliar los límites de un Parque Nacional para abarcar las tierras eclesiásticas ubicadas en esa zona, tan querida por la fe de los cristianos de todo el mundo. Los pasos dados para realizar el proyecto alarmaron a las Iglesias de Tierra Santa, y llevaron a los representantes de algunas de ellas a pedir al ministro de Medio Ambiente de Israel que se archive el plan en cuestión.

El proyecto, hasta ahora no publicado, se identifica con los números 101-674788 y, una vez completado, haría que los límites del Parque Nacional de los Muros de Jerusalén se extenderían para incluir una gran parte del Monte de los Olivos, junto con otras partes de los Valles del Cedrón y de Hinnom. 

El Plan, impulsado por la Autoridad Israelí de Parques y Naturaleza (INPA), deberá ser presentado al Comité de Planificación del Municipio de Jerusalén el próximo 2 de marzo, para obtener la aprobación preliminar. 

Mientras tanto, el 18 de febrero, el patriarca greco ortodoxo de Jerusalén Theophilos III, junto con el padre Francesco Patton OFM, custodio de Tierra Santa, y Nourhan Manougian, patriarca armenio de Jerusalén, enviaron una carta a la ministra de Protección Ambiental de Israel, Tamar Zandberg, pidiendo tomar medidas para detener el proyecto. 

“Aunque el plan es presentado oficialmente por el INPA” -se lee en algunos extractos de la carta, publicados por el diario online The Times of Israel- “parece que fue propuesto, orquestado y promovido por entidades cuyo único propósito aparente es confiscar y nacionalizar uno de los lugares más sagrados para la cristiandad, y alterar su naturaleza”.

En la carta de los altos representantes eclesiásticos, el proyecto es definido como “brutal”: “Con el pretexto de proteger los espacios verdes -dice la carta, entre otras cosas- el plan parece estar al servicio de una agenda ideológica que niega el estatus y los derechos de los cristianos en Jerusalén”.

La carta firmada por los tres representantes de las Iglesias de Jerusalén también fue enviada para información a los cónsules generales de Francia, Turquía, Italia, Grecia, España, Reino Unido, Bélgica y Suecia.

Los portavoces del INPA informan que el proyecto solo pretende salvaguardar el patrimonio natural e histórico de la zona desde el punto de vista ambiental, y que no tocarían formalmente los derechos de propiedad de los particulares o entidades eclesiásticas a las que están registrados los terrenos.

El Parque Nacional de los Muros de Jerusalén -recuerda The Times of Israel- fue inaugurado en los años 70 del siglo pasado. En el proyecto entonces realizado se evitó incluir gran parte del entorno del Monte de los Olivos, lugar donde comenzó la pasión de Cristo, y donde ahora se concentran más de una decena de iglesias y lugares queridos por la devoción de los cristianos, como la iglesia de la Agonía, Getsemaní, el Monasterio de las Hermanas Brigidinas, la iglesia de Viri Galilaei. En aquel momento las autoridades ya habían barajado una “fase dos” del proyecto, encaminada a la ampliación del Parque Nacional, pero esta opción fue descartada en aquel entonces, para no despertar reacciones previsibles, dada la peculiar naturaleza del área que se pretendía englobar. 

Más de cinco décadas después, el mismo proyecto de expansión salió a la luz, mientras exponentes de grupos israelíes críticos con la actual línea de gobierno cuestionan los vínculos existentes entre el INPA y grupos nacionalistas que pretenden reducir paulatinamente la presencia palestina en las zonas en la disputa del Este de Jerusalen. 

Según estos analistas, el plan de expansión de Wall Park también sería parte de una estrategia nacionalista más amplia destinada a “rodear” la Ciudad Vieja de Jerusalén.+