Jueves 18 de agosto de 2022

Agradecimiento, perdón y compromiso de Mons. Taussig al despedirse de la diócesis

  • 9 de febrero, 2022
  • San Rafael (Mendoza) (AICA)
Luego de que el papa Francisco aceptara, este 5 de febrero, su renuncia como obispo de San Rafael, tras 17 años de ministerio, monseñor Eduardo María Taussig se despidió de la comunidad con una misa.
Doná a AICA.org

Tras la aceptación por el papa Francisco de la renuncia como obispo de San Rafael, monseñor Eduardo María Taussig celebró el 8 de febrero en la catedral la misa de despedida y agradecimiento por sus 17 años de ministerio, y destacó que los momentos de alegría y fecundidad fueron muchos más que los dolorosos.

La catedral San Rafael Arcángel se colmó de feligreses que se acercaron a compartir con monseñor Taussig su última misa en el sur mendocino. La Eucaristía fue concelebrada por varios sacerdotes de la diócesis.

En su homilía, monseñor Taussig explicó que quiso celebrar esta última misa de despedida en honor de la Santísima Virgen. “En primer lugar porque nos estamos preparando para la fiesta de la copatrona diocesana, Nuestra Señora de Lourdes, pero también porque ya concluyó la aceptación de mi ministerio como obispo de la diócesis”.

“Creo que la Santísima Virgen nos puede ayudar mucho en este momento, porque ella siempre está como Madre en los momentos más difíciles de la historia de la Iglesia, también está presente en nuestros corazones en este momento”. 

“Me hago cargo de la sorpresa, el dolor y la tristeza de muchos de ustedes y también de lo que cuesta este momento de la vida diocesana”.

“En el corazón de la Madre encontramos el mejor aliento para decirle 'sí' a la voluntad de Dios que se nos manifiesta claramente. Así lo hice, quiero hacerlo y así les pido que lo hagamos en estos momentos que tenemos que vivir como Iglesia diocesana”.

“Agradezco estos 17 años de ministerio al servicio de la diócesis de San Rafael. Agradezco a todos ustedes que con tanta generosidad, tanta nobleza y caridad, construyen diariamente la Iglesia diocesana y construyen en sus familias comunidades, parroquias, esa Iglesia viva que quiere el Espíritu Santo animar. Son muchos más los momentos de gozo, alegría, fecundidad, que hemos vivido en la diócesis, que los momentos dolorosos”.

Durante la homilía, monseñor Taussig se detuvo para hacer agradecimientos: “Muchas gracias a Dios en primer lugar y gracias a todos. Gracias a todos los que con sus oraciones, ofrecimientos de sus dolores, enfermedades, sostuvieron y sostienen cotidianamente al obispo y a toda la Iglesia. Sigan haciéndolo”.

“Pido perdón por todo lo que no pude hacer mejor, o que hice mal, o que no supe hacer como esperaba la providencia de Dios y le pido al Señor que todos podamos perdonarnos para que las heridas del pasado cicatricen y para que podamos, con mucha humildad y con la gracia y acción del Espíritu Santo, poder mirar para adelante”.

Monseñor Taussig explicó que él continuará unido a la diócesis: “En mi caso, como obispo emérito sigo vinculado a la diócesis en la dimensión más profunda y espiritual: la oración. Les pido que me tengan en sus oraciones para que pueda con mi oración acompañar a la Iglesia diocesana, a todos ustedes y pueda ofrecer ese servicio al que siempre seguiré comprometido. Les pido que recen por mí. Me comprometo a rezar por ustedes y que así podamos seguir el ejemplo de la Virgen. La Virgen orante que estuvo siempre detrás de la misión evangelizadora de la Iglesia y que podamos como Ella, nosotros también recibir las gracias del Espíritu Santo para la nueva etapa que comenzamos. Gracias a todos. Los quiero mucho. Y cuento siempre con sus oraciones”.+