Domingo 17 de octubre de 2021

Abuso de menores: Sólo la verdad y el perdón sanarán a la Iglesia, dijo el Papa

  • 18 de septiembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Videomensaje del Papa a los participantes a la Conferencia Internacional sobre la Protección de menores que se reúnen en Varsovia del 19 al 22 de septiembre
Doná a AICA.org

El papa Francisco se dirigió por medio de un videomensaje a los representantes de los episcopados, órdenes religiosas y profesionales laicos, que desde el 19 de septiembre se reunirán en Varsovia para la conferencia internacional sobre la protección de niños y adultos vulnerables en las Iglesias de Europa Central y Oriental, organizado por la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y la Conferencia Episcopal de Polonia, sobre el tema "Nuestra misión común de salvaguardar a los hijos de Dios".

El Papa señala los errores cometidos, pero sobre todo anima a que sea un tiempo de vaciamiento que abre nuevos horizontes, necesarios para la vida futura de la Iglesia.

En el videomensaje, el Papa cita un discurso de dos años atrás en el Encuentro de los líderes de las Conferencias Episcopales del mundo sobre la protección de menores en la Iglesia, en febrero de 2019 y el aliento expresado entonces a fin de que “el bienestar de las víctimas no se dejara de lado en favor de la equívoca preocupación por la reputación de la Iglesia como institución”. 

Por el contrario -asegura- sólo afrontando la verdad de estos comportamientos crueles y buscando humildemente el perdón de las víctimas y los sobrevivientes, la Iglesia podrá encontrar su camino para ser de nuevo considerada con confianza como un lugar de acogida y seguridad para aquellos que lo necesitan”.

“Nuestras expresiones de contrición deben convertirse en un concreto camino de reforma”, precisa a continuación el Pontífice, explicando que esto servirá “tanto para prevenir ulteriores abusos como para garantizar a los demás la confianza en el hecho de que nuestros esfuerzos conducirán a un cambio real y fiable”. De aquí su invitación: “Los animo a escuchar la llamada de las víctimas y a comprometerse, el uno con el otro y con la sociedad en sentido más amplio, en estos importantes debates, porque tocan verdaderamente el futuro de la Iglesia en Europa Central y Oriental, no sólo el futuro de la Iglesia, sino también el corazón del cristiano. Tocan nuestra responsabilidad”

El pontífice no deja de asegurar su cercanía a los participantes en la Conferencia que inicia mañana: “sepan que no está solos en estos tiempos difíciles”, les dice, recordándoles, al mismo tiempo, que no son los primeros en haber tenido la responsabilidad de emprender estos pasos, que son tan necesarios y es improbable que serán los últimos”. Y evidencia:

“Reconocer nuestros errores y fracasos puede hacernos sentir vulnerables y frágiles, eso es seguro. Pero también puede ser un tiempo de espléndida gracia, un tiempo de vaciamiento, que abre nuevos horizontes de amor y servicio recíproco. Si reconocemos nuestros errores, no tendremos nada que temer, porque será el mismo Señor quien nos habrá conducido hacia aquel punto”

Finalmente, citando una frase de Abraham Lincoln, décimo sexto presidente de los Estados Unidos: “Con malicia hacia nadie y con caridad hacia todos”, el Papa indica cuál debe ser la actitud con la cual trabajar juntos, obispos, religiosos, laicos y víctimas para afrontar los desafíos comunes:

“Los exhorto a ser humildes instrumentos del Señor, al servicio de las víctimas de los abusos, viéndolas como compañeras y protagonistas de un futuro común, aprendiendo unos de otros a ser más fieles y más resilientes para que, juntos, podamos afrontar los desafíos futuros. Que el Señor los bendiga, la Virgen los proteja y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias”.

El Encuentro de Varsovia
Durante tres días, pastores de la Iglesia y delegados de conservación analizarán la respuesta de varias iglesias a la crisis provocada por el abuso sexual de menores, midiendo su impacto en la región. Entre los aproximadamente 80 participantes hay obispos, superiores de órdenes masculinas y femeninas y laicos involucrados profesionalmente en la protección de menores que representan a la Iglesia de rito latino y bizantino de Polonia, Albania, Croacia, Eslovenia, Hungría, Rumania, Moldavia, Bulgaria, República Checa, Eslovaquia, Ucrania, Rusia, Estonia, Letonia, Lituania, Bielorrusia, Serbia, Montenegro, Macedonia del Norte y Kosovo.

Se planean varias conferencias y paneles de discusión como parte de la conferencia. Según el tema de cada uno de los días de la conferencia, se centrarán en los siguientes temas: "Responsabilidad -rendición de cuentas- transparencia". Entre los ponentes estarán el presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores (PCTM), cardenal Seán O'Malley; el padre Tomáš Halík, de la República Checa; el padre Grzegorz Strzelczyk de Polonia; la profesora Myriam Wijlens, Teresa Morris Kettelkamp y el juez Neville Owen, miembros de la Pontificia Comisión;  y el profesor Pawel Wilinski.

Además de escuchar los documentos, los participantes trabajarán en grupos de idiomas para compartir cómo se ve el tema de la protección de menores en cada país, tanto en términos de prevención como de asistencia a las víctimas. Los participantes también analizarán los desafíos y oportunidades de cooperación que enfrentan las iglesias en esta parte de Europa.

Cada día de la conferencia habrá un tiempo de oración común incluida la liturgia penitencial. Un punto importante de la conferencia será el momento de escuchar a las personas agraviadas por clérigos de diferentes países.

“Me complace que Polonia reciba a representantes de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y representantes de las Iglesias locales de Europa Central y Oriental, que brindan asistencia a las víctimas de abuso sexual, así como prevención, que sirve para construir entornos seguros para niños y adolescentes”, señaló el presidente del episcopado polaco, monseñor Stanislaw Gadecki. 

El arzobispo polaco manifestó la esperanza de que "esta reunión nos permitirá no solo mirar las dificultades que enfrentamos hoy, sino también intercambiar experiencias y buenas prácticas, e iniciar una cooperación futura que resulte en acciones conjuntas" en esta parte de Europa".

A su vez, el presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores, cardenal Seán Patrick O'Malley enfatizó que "gracias a la valentía de los abusados sexualmente por sacerdotes que continúan denunciando, otros se han salvado de este horror".

El purpurado explicó que "no hay lugar ni grupo de personas que sean inmunes a los efectos de este crimen y pecado, que ha penetrado en la Iglesia con trágicos resultados en todos los países y culturas". 

Añadió que, “como pastores debemos ser percibidos como personas comprometidas y responsables, siempre y en todo lugar, por la seguridad de los niños confiados a nuestra pastoral. Seguiremos el camino de la ciencia toda nuestra vida. Convertir a una cultura de protección es una necesidad urgente”, concluyó el cardenal.+