Martes 21 de septiembre de 2021

Aborto: Es conculcar la construcción de los derechos humanos

  • 30 de marzo, 2012
  • Santiago del Estero (AICA)
El Centro de Graduados de la Facultad de Ciencias Políticas, Sociales y Jurídicas, de la Universidad Católica de Santiago del Estero, advirtió que "hablar de aborto legal es alzarse contra nuestra legislación", al cuestionar el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia declarando la "no punibilidad" de esta práctica en caso de violación. "Elevar los derechos de la mujer por sobre los derechos del niño, e incluso, sin siquiera acordarse de los derechos del padre, es conculcar la construcción de los derechos humanos, que protege siempre al más débil. Hablar de derechos que significan hacer que se extinga una vida es un contrasentido", subrayó el Centro, en una nota firmada por la abogada Andrea Lucena. Asimismo, sostuvo que "una sociedad que no cuide los derechos de los más indefensos no es una sociedad justa".
Doná a AICA.org
El Centro de Graduados de la Facultad de Ciencias Políticas, Sociales y Jurídicas, de la Universidad Católica de Santiago del Estero, advirtió que "hablar de aborto legal es alzarse contra nuestra legislación", al cuestionar el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia declarando la "no punibilidad" de esta práctica en caso de violación.

"Elevar los derechos de la mujer por sobre los derechos del niño, e incluso, sin siquiera acordarse de los derechos del padre, es conculcar la construcción de los derechos humanos, que protege siempre al más débil. Hablar de derechos que significan hacer que se extinga una vida es un contrasentido", subrayó el Centro, en una nota firmada por la abogada Andrea Lucena.

Asimismo, sostuvo que "una sociedad que no cuide los derechos de los más indefensos no es una sociedad justa".

"La protección de los derechos de la persona por nacer es una tarea que debemos hacer entre todos, desde ceder un asiento a una mujer embarazada, hasta manifestarnos por los medios que estén a nuestro alcance siempre y en oportunidades como ésta que celebramos el Día del Niño por Nacer".

Texto completo de la declaración
El de 25 de marzo, la Iglesia Católica celebra la Fiesta de la Anunciación de la Santísima Virgen. Por iniciativa del ex Presidente Carlos Saúl Menem, se declaró por decreto nº 1.406/98, del 7 de diciembre de 1988, al día 25 de marzo de cada año como "Día del Niño por Nacer". La Argentina fue el primer país del mundo en declararlo y expresar la conveniencia de fijar el 25 de marzo de cada año para celebrar este acontecimiento.

Es indudable que el Derecho a la Vida tiene carácter irrenunciable y resulta inherente a la persona humana. Es un derecho primordial entre los demás derechos de la persona, siendo este el primero de todos, en tanto su incumplimiento hace imposible el goce de los demás.

El Derecho a la vida no es una cuestión ideológica ni de religión, sino una consecuencia lógica de la naturaleza humana.

La CSJN en su reciente fallo, al sostener que el derecho a la vida de las personas por nacer, puede valorarse en un mismo plano que cualquier otro derecho, textualmente manifiesta "que aquí se está en presencia de un severo conflicto de intereses", (del voto del Dr. Petracchi), promueve y proclama el aborto legal como modo de fortalecer los derechos de la mujer.

En los considerandos del decreto se recordaba que la calidad de persona, como ente susceptible de adquirir derechos y contraer obligaciones, deviene de una prescripción constitucional. Para nuestra Constitución y nuestra legislación civil y penal, la vida comienza en el momento de producirse la concepción. Por ello, hablar de aborto legal es alzarse contra nuestra legislación.

Quienes defienden el aborto seguro, es decir madres que matan a sus hijos en forma segura para ellas, para proteger sus propios intereses, ignoran que existe una intervención quirúrgica que conlleva riesgos, y que en los países que han legalizado el aborto, ya ha producido miles de muertes de mujeres de toda edad.

Elevar los derechos de la mujer por sobre los derechos del niño, e incluso, sin siquiera acordarse de los derechos del padre, es conculcar la construcción de los derechos humanos, que protege siempre al más débil. Hablar de derechos que significan hacer que se extinga una vida es un contrasentido.

Una sociedad que no cuide los derechos de los más indefensos no es una sociedad justa.

La protección de los derechos de la persona por nacer es una tarea que debemos hacer entre todos, desde ceder un asiento a una mujer embarazada, hasta manifestarnos por los medios que estén a nuestro alcance siempre y en oportunidades como ésta en que celebramos el Día del Niño por Nacer".+