Sábado 4 de febrero de 2023

Congo: Esperan al Papa para curar las heridas tras el atentado yihadista

  • 16 de enero, 2023
  • Kinshasa (República Democrática del Congo) (AICA)
La explosión se produjo en un templo cristiano de la localidad de Kasindi-Luvirihya, en la provincia de Kivu Norte, frontera con Uganda, cuando los fieles asistían a la celebración dominical.
Doná a AICA.org

El papa Francisco viajará el próximo 31 de enero a la República Democrática del Congo y Sudán del Sur, dos países sumergidos en la pobreza extrema y la violencia cotidiana. A días de emprender rumbo a Kinshasa, capital del país congoleño, el domingo 15 de enero se produjo un atentado contra una iglesia pentecostal en la localidad de Kasindi-Luvirihya, en la provincia de Kivu Norte, cercana de la frontera con Uganda, cuando los fieles asistían a la celebración dominical.

La deflagración provocó la muerte de 17 personas y otras 20 resultaron heridas. El gobierno del país centroafricano atribuyó el atentado a las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), un grupo terrorista vinculado al Estado Islámico. Las fuerzas del orden detuvieron cerca de la zona en la que se produjo la explosión a un hombre indocumentado de nacionalidad keniana, a quien catalogaron como un presunto sospechoso. 

Frente al temor de nuevos ataques, las autoridades gubernamentales pidieron a la población estar alerta y evitar aglomeraciones. La ADF es un grupo terrorista de origen ugandés que surgió en la década del ‘90 y que es responsable de numerosas matanzas en la región. Desde 2019 actúa bajo bandera del Estado Islámico en África Central (ISCA). Los gobiernos de Uganda y la República Democrática del Congo lanzaron un sinfín de operaciones conjuntas para combatirlo.

Viaje del Papa
El atentado se produjo a escasos días del inicio del esperado viaje del papa Francisco a la República Democrática del Congo y Sudán del Sur, una visita que estaba prevista para el mes de julio de 2022 y que, por algunas complicaciones en la salud del pontífice, debió ser pospuesta.

El programa del viaje, fue modificado y la visita a Goma, capital del Kivu Norte, debió ser suprimida a causa de la violencia incesante. 

El Santo Padre se refirió a ello en una entrevista concedida a la revista Mundo Negro, publicación de los misioneros combonianos: “El Congo sufre en estos momentos la guerrilla, por eso no voy a Goma, no se puede ir, por todo el avance guerrillero allí. No voy porque tenga miedo, a mí no me va a pasar nada, pero con un ambiente así y viendo lo que están haciendo, tiran una bomba en el estadio y matan a muchísimas personas. Hay que cuidar a la gente”, señaló Francsisco en la publicación.

Esperan al Papa para curar las heridas
Monseñor Ettore Balestrero, nuncio apostólico en el país, afirmó que este acto terrorista es "una señal preocupante, más aún porque confirma la involución de la situación sobre el terreno. Precisamente por eso, el encuentro del Papa, cuando venga, con las víctimas del Este será muy importante". 

El atentado en el templo pentecostal "describen un auténtico infierno. En las fotos que me enviaron se ven cuerpos mutilados de adultos y niños", describe el Nuncio. 

Por eso, en el Congo se espera al Papa con emoción: "El esfuerzo en materia de seguridad y orden público es gigantesco: baste decir que se espera que a la misa que el Papa celebrará en Kinshasa asistan al menos 2 millones de personas. Cada semana me reúno con el primer ministro y el jefe de la Iglesia local. Se hizo mucho", expuso el nuncio.

Monseñor Balestrero cuenta una historia maravillosa que se ha producido antes de la visita del Papa: "Un chico que asiste a misa todos los domingos aquí en la Nunciatura. Se interesó por la visita del Papa y ayer mismo me pidió recibir todos los sacramentos de la iniciación cristiana. Este me parece el objetivo principal de la visita: despertar la fe en los que no la tienen y fortalecer la alegría en los que sí. Muchos dicen que la visita del Papa es un sueño hecho realidad. En todo el país hay expectación por recibir una palabra de consuelo y también por curar heridas que desgraciadamente siguen sangrando y especialmente sangran en el este".+