Jueves 1 de diciembre de 2022

Absuelven a un sacerdote acusado de supuestos abusos sexuales en San Rafael

  • 29 de abril, 2019
  • San Rafael (Mendoza) (AICA)
Un tribunal mendocino absolvió al presbítero Fernando Yáñez, acusado de abusos sexuales a dos menores de edad supuestamente perpetrados en 2013 cuando estaba a cargo del hogar San Luis Gonzaga, de San Rafael. La acusación quedó sin sustento a raíz de la no presentación del denunciante principal y la defensa del sacerdote que hizo el joven que había sido señalado como otra de sus víctimas.
Doná a AICA.org
Un tribunal mendocino absolvió al presbítero Fernando Yáñez, acusado de abusos sexuales a dos menores de edad supuestamente perpetrados en 2013 cuando estaba a cargo del hogar San Luis Gonzaga, de San Rafael.

El juicio contra el sacerdote estuvo a cargo del Tribunal Penal Colegiado de San Rafael, presidido por el juez Rodolfo Luque, mientras que el representante del Ministerio Público fue el fiscal Javier Giarolli. El proceso se inició a raíz de una presentación de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia de Mendoza (Dinaf).

"El principal elemento de prueba era la declaración de la víctima. Una víctima que hace cuatro años que no puede ser encontrada y se avizoraba que no iba a poder comparecer al debate. El juzgado arbitró todos los medios a su alcance para encontrarlo, incluso a través de Búsqueda de Personas. Se indagó si estaba muerto, si salió del país, si estaba privado de la libertad en la provincia u otro lado", explicó el fiscal.

Ante esta situación, indicó, "se quedó sin sustento la acusación porque todo el resto de la prueba eran indicios que corroboraban la declaración de la víctima".



La causa por abuso sexual simple agravado por ser el responsable de la guarda y ser ministro de culto se remonta a diciembre de 2013 cuando el sacerdote estaba al frente del hogar San Luis Gonzaga, pero fue iniciada formalmente en los primeros meses de 2014.

En ese entonces la Dinaf denunció al padre Yáñez a partir de la declaración de un joven de 17 años que dijo que el sacerdote lo había manoseado a él y un compañero.

"Acá no había ninguna certeza, y la única era la desvinculación del padre de los hechos que se le atribuían, por eso el fiscal se abstuvo de acusar con muy buen criterio", sostuvo Carlos Reig, abogado defensor del sacerdote, en declaraciones al diario Los Andes.

En tanto, el joven que fue señalado por el denunciante como otra de las víctimas del sacerdote sí se presentó en el juicio y, lejos de acusarlo, salió en su defensa: "Es injusto lo que le están haciendo", afirmó el joven en declaraciones a FM Vos San Rafael.+