Domingo 26 de septiembre de 2021

Wenceslao Pedernera, un beato puntano

  • 27 de abril, 2019
  • San Luis (AICA)
En la mañana del sábado 27 de abril, mientras en La Rioja eran beatificados los mártires Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera, en una pequeña localidad de la provincia de San Luis, La Calera, sus habitantes daban gracias a Dios porque uno de los hijos del lugar, Wenceslao Pedernera, se convertía en el primer beato de la provincia cuyana.
Doná a AICA.org
En la mañana de este sábado 27 de abril, mientras en La Rioja eran beatificados los mártires monseñor Enrique Angelelli, Fray Carlos de Dios Murias, el presbítero Gabriel Longueville y Wenceslao Pedernera, en una pequeña localidad de la provincia de San Luis, La Calera, sus habitantes daban gracias a Dios porque uno de los hijos del lugar, Wenceslao Pedernera, se convirtió en el primer beato de la provincia cuyana.

La Calera, también conocida como El Gigante, es una localidad del departamento Belgrano, ubicada en el noroeste de la provincia de San Luis, con apenas 600 habitantes, a la que se accede a través de la Ruta Nacional 147.

[img]http://www.aica.org/subidas/5682.jpg[/img]

El obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, junto con el presbítero Raúl Cristian de María Chávez, el intendente de La Calera Fernando Sosa, Mariano Pedernera, hermano de Wenceslao, y cientos de celerinos siguieron la ceremonia que se desarrollaba en La Rioja en directo vía internet a través de una pantalla gigante ubicada en el salón de usos múltiples del municipio.

Momentos antes del comienzo se bendijo una placa en la capilla del pueblo, que en reconocimiento al beato donó la Acción Católica Argentina, movimiento al que pertenecía Wenceslao.

Monseñor Martínez manifestó que este beato dio testimonio de una persona que fue coherente con su fe. En su corazón sentía que tenía un compromiso con los más necesitados y se entregó con todo su ser sin medir los riesgos que corría. Vivió el cristianismo sabiendo que le podía costar la vida.

Finalizado el encuentro el municipio sirvió a todos los presentes un chocolate caliente y facturas para festejar tal acontecimiento.+